¿Las vacunas son efectivas contra las variantes de SARS-CoV2?

La duda surgió no solo por las declaraciones de mandatarios, sino por el miedo a que sea ineficaz.
03 de marzo de 2021 12:43

El mundo se ha alarmado y ha vuelto a periodos de confinamiento y varias medidas restrictivas por el gran revuelo que han causado las últimas variantes de SARS-CoV2, conocidas como la variante británica (B.1.1.7), variante brasileña (B.1.1.248/P.1) y variante africana (B.1.351).

La conmoción ha surgido no solo por las declaraciones de mandatarios, sino por el miedo de que la vacuna sea ineficaz ante estas variantes.

De por sí la vacuna ya causaba temor en la población por el corto periodo de tiempo en el que ha sido desarrollada, ahora más creyendo que su eficacia “podría verse afectada” por las mutaciones que estas variantes acarrean.

El pensar que las variantes puedan evadir la respuesta inmunitaria desencadenada por las vacunas es de gran preocupación porque implicaría tiempo, que no se tiene, para poder modificar las vacunas que existen actualmente.  Pero no solo eso, también, porque las nuevas vacunas deberían ser capaces de actuar contra las variantes antiguas y las nuevas. El poder valorar esta acción y efectividad requeriría ensayos clínicos y nuevamente, tiempo.

Hasta el momento la evidencia sugiere que las vacunas son efectivas contra estas variantes, pero se debe evitar que el virus siga mutando.

¿Por qué la preocupación de manera particular con estas variantes? Primero, porque han almacenado mutaciones, y segundo porque algunas de ellas están involucradas en el reconocimiento de los anticuerpos, por ejemplo, N501Y, Δ69/70.

En los ensayos observados se ha apreciado una disminución en el título de anticuerpos frente a estas mutaciones. Sin embargo, es importante mencionar que las vacunas pueden inducir una cantidad superior (25-30%) de anticuerpos neutralizantes en comparación con el suero de individuos convalecientes.

Esto significa que si los títulos de anticuerpos disminuyen con estas variantes, las vacunas siguen siendo efectivas por la respuesta inmunológica policlonal que se genera. Actualmente se tiene más información respecto a la variante británica, pero no debe dejarse de estudiar y monitorear a las otras dos variantes. Y, sobre todo se debe asegurar que las segundas dosis de vacunas sean administradas sin retrasos.  

Si usted es de los afortunados en poder recibir la vacuna, póngasela. Mientras nos llega la vacuna a los demás, toda la población debe seguir manteniendo el lavado de manos, distanciamiento y uso de mascarillas. La mejor manera para impedir la generación de nuevas variantes es evitar contagiarse y contagiar a los demás, de este modo podremos evitar que el virus se siga replicando y nuevas mutaciones se vayan generando.


* Evelyn Calderón Espinosa, ingeniera en Biotecnología, MSc. en Genética Molecular, docente en la escuela de Medicina-UIDE. Miembro del grupo COVID-19EC y miembro del grupo de investigación NeurALL. 

 

Contenido externo patrocinado