Silicon Valley busca un gurú

07 de octubre de 2011 - 00:00

La muerte de Steve Jobs supone la desaparición del principal referente y creador de tendencias de Silicon Valley, un centro neurálgico californiano de empresas tecnológicas que tiene desde hoy la difícil tarea de llenar el vacío dejado por el cofundador de Apple.

Una carrera sucesoria en la que ni Larry Page desde Google, ni Mark Zuckerberg en Facebook, ni la nueva cabeza visible de Apple, Tim Cook, o la veterana Meg Whitman, ahora en Hewlett-Packard, parecen estar en disposición de asumir. 

Jobs fue para muchos un gurú, un visionario capaz de motivar a millones de personas a comprar sus productos gracias a su carisma y una filosofía que iba más allá del mero acabado de los dispositivos.

Su adiós supone una pérdida inmediata de influencia para Silicon Valley en el competitivo sector del software y el hardware a escala global que hasta ahora ha gravitado en torno a esa pequeña zona situada en los alrededores de San Francisco.

Jobs renunció al cargo de consejero delegado de Apple el 24 de agosto por su incapacidad para ejercer las labores en la dirección de la compañía, posiblemente ante un severo deterioro de su estado de salud, pero continuó en activo como líder del consejo de administración.

Tras su fallecimiento este miércoles, a los 56 años, el futuro de la empresa del iPhone y del iPad recayó completamente sobre los hombros de su reemplazo como consejero delegado, Tim Cook, uno de los hombres de confianza de Jobs a quien él mismo recomendó para tomar las riendas de Apple.

Cook se encargó el martes de la presentación del nuevo iPhone, el iPhone 4S, en un evento en la sede de la compañía de Cupertino que resultó decepcionante para numerosos analistas, que echaron en falta la habitual capacidad de Jobs, ausente del acto, para sorprender con los nuevos productos.

El remesón por la pérdida de Jobs se sintió, además, en Wall Street. A media jornada de ayer, Apple registraba un bajón mínimo de  0,05 % en el mercado Nasdaq y perdía parte de las ganancias registradas en la primera parte de la jornada, en la que llegó a subir algo más del 1% un día después de conocerse la muerte del fundador del gigante tecnológico, Steve Jobs. Pero al final de la jornada se recuperó satisfactoriamente.

Asimismo, políticos y responsables de empresas tecnológicas de todo el mundo han resaltado hoy la enorme contribución de Steve Jobs a la sociedad de la información y han alabado su capacidad de reinventarse con el paso del tiempo.  

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama: "Fue uno de los más grandes innovadores estadounidenses, lo suficientemente valiente como para pensar diferente, lo suficientemente atrevido como para creer que podía cambiar el mundo y lo suficientemente talentoso como para conseguirlo".

"El mundo raramente ve a alguien que ha generado tanto impacto como  Steve; los efectos de eso serán percibidos por muchas generaciones en el futuro", sostuvo  el  fundador de Microsoft, Bill Gates al referirse al rey de Silicon Valley.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso señaló que "siempre estuvo un paso por delante de su generación y su trabajo tendrá un profundo impacto".   

Entre los ejecutivos de Silicon Valley también se sintió la partida del creador de Apple. El fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, a través de su cuenta en la red social, dijo: "Steve, gracias por ser un mentor y un amigo. Gracias por mostrarnos que lo que construyes puede cambiar el mundo. Te echaré de menos".

Asimismo, el director creativo de Pixar Animation Studios, John Lasseter, expresó su pesar por el suceso. "Steve nos dio una oportunidad y creyó en nuestro sueño descabellado de hacer películas animadas con ordenador; la única cosa que nos dijo fue hacedlo genial".

En Walt Disney también hubo reacciones. "A pesar de todo lo que consiguió, siempre parecía que estaba empezando", sostuvo el presidente del grupo, Robert A. Iger.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: