La frontera norte se prepara para un brote de cólera

12 de noviembre de 2013 - 00:00

El puente Rumichaca fue el escenario de un simulacro de brote de cólera que reunió a autoridades de Ecuador y Colombia.

A las 08:00 del pasado sábado llegaron dos buses al viaducto, donde se escenificó la emergencia en que 16 pasajeros de cada vehículo manifestaron síntomas característicos de la enfermedad: dolor abdominal, mareos, vómito, deshidratación, cefalea y diarrea.

Los pacientes se clasificaron en rojos, amarillos y verdes de acuerdo a la gravedad de su estado, siendo el rojo el más grave y el indicador de la necesaria cuarentena a la que debían ser sometidos. Los amarillos serían hospitalizados y los verdes podrían ser atendidos en los puestos de salud de la zona fronteriza.

El Hospital Civil y la Clínica Las Lajas recibieron a los enfermos del lado colombiano y el hospital Luis G. Dávila en Tulcán, a los de Ecuador. En el ensayo participaron alrededor de 300 personas por cada país.

La simulación se coordinó entre las autoridades que conforman la mesa técnica 2 del Comité de Operaciones Emergentes (COE).

En ese organismo  trabajan los ministerios de Salud de ambos países, además de las alcaldías de Ipiales y Tulcán, Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos, Gobernación del Carchi, y entidades de seguridad de ambos países como Cruz Roja, Migración, Policía Nacional, Bomberos, Aduanas y Defensa Civil.

El evento se realizó para medir la capacidad de respuesta de ambos países en situaciones de riesgo. En este caso la urgencia fue epidemiológica y el tiempo de reacción se promedió en 12 minutos para Ecuador y ocho  para Colombia.

Pablo Acosta, director nacional de vigilancia epidemiológica, reconoció que aún hay que corregir procesos y detalles técnicos. “Básicamente mejorar el flujo de información para dar mayor capacidad de respuesta, hacer todos los análisis y controlar factores de riesgo para evitar contagios epidémicos. Las debilidades y capacidades que no tiene Colombia las complementa Ecuador y viceversa”, señaló.

“La importancia de la interacción binacional es alta, pues permite dar mejor capacidad de respuesta, más rápida y operativa, mejor coordinada y con mejores resultados que al hacerla individualmente”, acotó.

Para Édgar Jácome, coordinador de riesgos de Ipiales, “no hubo el suficiente apoyo de la Policía Nacional en cuanto al manejo de los medios de comunicación y permitían el paso a los periodistas a la zona de crisis”.

En Colombia uno de los principales fallos fue la ubicación del Puesto de Mando Unificado (PMU), que estaba a 300 metros de donde ellos comenzaron a trabajar de manera natural, entonces hubo que mover la base a donde quedaba la zona de impacto.

EL VERTIDO DE CRUDO AFECTA A SUCUMBÍOS

El Ministerio del Ambiente (MAE) trabaja en proteger el territorio nacional del derrame de crudo ocasionado en el oleoducto de la empresa estatal colombiana Ecopetrol, en la zona limítrofe.

Los técnicos de esta cartera de Estado aseguraron que existen afectaciones a las zonas de General Farfán y Puerto Nuevo, ubicadas a orillas del río San Miguel (Sucumbíos).

El Ministerio informó que estará vigilante del cumplimiento de las acciones que se están tomando para remediar y compensar los daños ambientales, según la normativa colombiana y protocolos internacionales, difundió el periódico oficial ElCiudadano.com.

En el afluente, la dirección y velocidad del agua generan que las manchas de crudo se dispersen y lleguen a la orilla ecuatoriana.

La inspección determinó  que los componentes afectados son el agua, el suelo y la vegetación ribereña.
Hasta el momento no se ha observado fauna acuática o terrestre afectada, detalla el informe de las autoridades.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP