Empresas perciben mejor clima de negocios

- 27 de abril de 2019 - 00:00
Foto: El Telégrafo

Este domingo 28 de abril vence el plazo para que las empresas paguen este tributo y el martes 30 de abril es el tope para que presenten sus estados financieros a las entidades de control. Esos indicadores reflejarán los resultados de las políticas económicas.

Este mes es importante para las empresas y compañías. El domingo 28 de abril culmina el período para pagar el Impuesto a la Renta (IR). Mientras que el martes vence el plazo para que estas presenten sus estados financieros del ejercicio 2018.

El primer tributo se paga en función de la utilidad que tienen las sociedades al final del ejercicio fiscal.

John Arias, gerente general de Census Consultores, recordó que en la Ley de Fomento Productivo se hizo una reducción de la tarifa de ese tributo a las pequeñas y microempresas del 25% al 22%.

Desde este año, los pagos se hacen en línea, en la página web del Servicio de Rentas Internas (SRI).

El funcionario reconoció que si la compañía no tiene el dinero para el pago inmediato, existe una facilidad de pago que otorga el SRI, que es de hasta dos años con cuotas mensuales, trimestrales o semestrales. Ese impuesto se sumará a lo registrado por concepto de la recaudación total a nivel nacional.       

Tan solo entre enero y marzo de este año, el SRI registró un volumen de ingresos de $ 3’416.042. Es una cifra casi similar a la alcanzada en 2018.

Aparte del Impuesto a la Renta, las empresas tienen hasta el martes 30 de abril para presentar sus estados financieros de 2018 en la Superintendencia de Compañías.

Los responsables de las entidades deben subir la información al portal de la institución, en la opción “Estados financieros 2014- 2018”.

Ese proceso deben hacerlo 85.590 compañías. Hasta las 16:00 de este viernes 26 de abril, la institución registraba que 20.076 compañías presentaron sus balances, mientras que 65.552 estaban pendientes.

Quienes presenten la información después del 30 de abril constarán en el Informe de “Obligaciones Pendientes” por incumplimiento y se las multará.

Ambos rubros serán cuantificados a inicios de mayo y servirá para medir el clima de negocios del sector empresarial del país.

Gobierno medirá sus políticas

Una vez que se presenten las cifras, a decir de los representantes de las cámaras económicas, así como de los analistas financieros, el Gobierno medirá si sus políticas en esa materia tuvieron efecto.

Uno de ellos es el analista y catedrático universitario, Marcelo Varela, quien reveló que el Impuesto a la Renta y el estado financiero de las empresas marcará “la actividad económica” real de 2018 y los efectos de la política del Gobierno.

Asimismo, se aclarará sobre los estados de concentración de las empresas y cómo se desarrolla el mercado “ahora que hay menos intervención del Estado”, dijo.

Desde el inicio de la gestión de Lenín Moreno se estableció que el sector privado es clave para afrontar los problemas financieros, debido a que el anterior Gobierno no dejó una economía con “la mesa servida”.

El plan del Mandatario contempla hasta la fecha una serie de reformas a las normativas y la creación de nuevas leyes.   

Al inicio de su gestión, Moreno se propuso incentivos para el empleo, protección a la dolarización, lucha contra el contrabando y establecimiento del “Plan Toda una Vida” y más.   

“Casi todos esos propósitos los cumplió”, indicó el analista económico Marcelo Zaldumbide, al detallar que otra clave para estabilizar la economía fue el refuerzo de las alianzas público-privadas.

Incluso, el “nuevo clima de negocios”, como calificó el Ejecutivo al nuevo ambiente entre el Estado y el sector privado, es divulgado a nivel internacional.

En cambio, para el sector empresarial, las ventas son un termómetro para conocer la situación del país, pues allí se evidencia si hubo productividad, empleo y estabilidad.

Luis Naranjo, jefe de análisis económico de la Cámara de Comercio de Quito, reconoció que las ventas en el 2018 fueron positivas; sin embargo, hubo una desaceleración de las mismas, a fines de 2018.

El representante de la Cámara de Comercio de Quito reconoce que el Gobierno busca las mejores condiciones e incentivos para que el sector privado tome mayor protagonismo.   

Por eso recomendó al Gobierno que presente más “acciones concretas” a largo plazo y que se ajuste a las condiciones del Fondo Monetario Internacional, que generará estabilidad en el sector empresarial.

Por su parte, Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción, aclaró que es importante continuar con las reformas que devuelvan la competitividad al sector privado y le permita reactivarse y competir en el mercado local y en el externo.  

A diferencia de los demás, Silverio Durán, representante de la Cámara de la Construcción, todavía no ve los resultados de la política económica del Gobierno.

Eso, a pesar de la eliminación de la Ley de Plusvalía, tras la Consulta Popular a inicios del año 2018 y del “mejor clima de relaciones” que tiene ese sector con el Ejecutivo.

Durán destacó que el crecimiento de ese sector fue hasta 2015 y dependía de la obra pública que contrataba el Estado. A pesar de ello, en 2017, la construcción generó $ 291’916.970. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: