Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 9171

TESTIMONIO

“Si no fuera por el crédito no sostendría el negocio”

- 10 de julio de 2020 - 00:00
Foto: Referencial

Creo que la pandemia me afectó un poco más que al resto porque había invertido todo lo que tenía en mi negocio. Con mi esposo somos dueños de una fábrica de helados artesanales y tenemos una heladería en el centro comercial Paseo Shopping, en Babahoyo.  

En tres años hemos crecido sostenidamente, por lo que decidimos invertir en un nuevo punto de venta en el centro de la ciudad. Teníamos planificado inaugurarlo el 14 de abril. 

Cuando estábamos terminando de armar la nueva heladería, las ventas bajaron significativamente. El 17 de marzo nos anunciaron que ya no podíamos trabajar. Perdimos ventas y producto, pues no se lo puede guardar mucho tiempo. 

A partir de la tercera semana nos empezamos a poner mal porque nos dimos cuenta de que las actividades no se iban a reactivar de forma sencilla. Estábamos preocupados por nuestros empleados y por nosotros porque vivimos solo de esto, es la única fuente de ingresos de la familia. 

Empezamos a pensar cómo hacer las cosas sin poner en riesgo la salud de las personas, qué les podíamos ofrecer y qué era lo que ellos necesitaban. El problema era que la gente asocia al helado con la gripe, y a la gripe con el covid. Pero a mi esposo se le ocurrió ofrecer a los clientes helados por litro; nunca habíamos hecho eso. Compramos tarrinas ecológicas y empezamos a vender de a poco, pero no teníamos el capital. Estábamos tratando de pagar a los empleados, pero cada día había menos liquidez y menos materia prima. Eran días de angustia. Fue entonces cuando empezamos a pensar en un crédito, pero sabíamos que no sería tan sencillo. Por suerte apareció Reactívate Ecuador. 

Escuchamos en las noticias del programa y vimos que estaba destinado para micronegocios como el nuestro. Hicimos la solicitud y después me llamaron por teléfono para aclararme que el dinero era para reactivarme, no para invertir en alguna maquinaria, por ejemplo. 

Hice un crédito de $ 18.000, que me permitirá aplacar las pérdidas de los tres meses anteriores y para cubrir los tres meses siguientes porque no sé cuándo se reactivará la economía. Aunque ya empezamos a trabajar el 1 de junio, las ventas diarias son bajas. Sin el crédito de Reactívate Ecuador, en este momento yo debería estar cerrando el negocio. Sin el dinero no me era posible abrir. Nuestros empleados están agradecidos porque están viendo que no se vende y, sin embargo, los mantenemos con nosotros. Todo gracias al crédito. 

Los recursos también los invertimos para ponernos al día con varios pagos atrasados, así como en capital de trabajo. Además nos sirvió para implementar protocolos de bioseguridad.

Queremos que vuelva la normalidad entendiendo que debemos adaptarnos a los cambios; lo único permanente es el cambio y son cosas que no dependen de nadie. Son cambios inesperados, pero debemos estar atentos, conscientes y comprometidos a sacar adelante a la empresa y a la familia. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP