Con buena educación se combate la violencia

- 16 de febrero de 2019 - 00:00
Los factores de riesgo no deben existir. Son solo excusas que aprovechan los abusadores para actuar. En una sociedad culta esos factores no tienen validez.
Foto: internet

Luchar para erradicar los abusos contra la mujer es tarea de todos. Acciones de prevención y soporte a las víctimas deben ser el denominador común.

Cada día se conoce un nuevo caso de abuso o violación y hay más mujeres que deciden alzar la voz y contar su testimonio para que no existan más víctimas.

La sociedad refleja indignación, exige soluciones y marcha en las calles por cambios. Según la Encuesta Nacional de Violencia de Género y la Agenda Nacional de las Mujeres e Igualdad de Género, una de cada 10 mujeres ha sufrido abuso sexual antes de cumplir los 18 años.

En esa estadística están Claudia y María (nombres protegidos) quienes fueron abusadas por quienes, se suponía, las debían proteger. Claudia tenía seis años cuando su tío empezó a abusar de ella. “Me traumé tanto que hice como que nunca pasó, mi mente lo bloqueó, pero a los 20 años empezaron las pesadillas y los recuerdos”. Después de contarlo tuvo el apoyo de su familia y con el paso del tiempo ha logrado sobrellevarlo.

El primo de María fue quien abusó de ella cuando apenas tenía siete años y él 19. Su familia la ayudó a sanar sus heridas y denunciar a su abusador.

Según César Valcárcel, catedrático de psicología en la UEES, cuando el abusador está en la familia, se generan cuestionamientos internos que hacen aparecer el sentimiento de culpa en la víctima. Por ello se trata de un hecho traumático que debe ser abordado de manera integral. “El acompañamiento es en familia, profesionales en psicoterapia e instituciones que garanticen la no repetición del abuso”.

La abogada Jennifer Martínez aconseja a las víctimas de violencia sexual que denuncien lo antes posible. “Denuncien mientras las heridas estén frescas. Eso permitirá que el agresor sea llevado ante la justicia de inmediato”.

César Valcárcel indica que la prevención debe empezar desde casa reduciendo los niveles de pensamiento sexista.

“El hecho de que en la sociedad actual predomine el hedonismo y machismo, genera un ambiente que predispone a que estos temas no sean considerados como relevantes o reales y cuando se da algo, se muestra una postura de revictimización e incredulidad hacia la víctima”. Por ello recomienda que se debe generar confianza en el hogar.

Si el abuso llega a suceder se debe elaborar el conflicto mediante terapia psicológica. “El abusado podrá tener mayor claridad de que no fue su culpa, que no siempre será así o que su valía no está determinada por los eventos negativos”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: