Doctor plantea "diluir" los tabúes sobre los millennials

- 28 de junio de 2018 - 00:00

Es la primera investigación académica, cuyo universo de estudio fueron alumnos de tres universidades.

Es investigador y siempre busca temas para profundizar y escribir libros. César Ulloa, politólogo y docente de la UDLA, habló con este Diario sobre su última publicación, Los millennials frente al espejo: tecnología, jóvenes y educación.

¿Qué encontró en su investigación sobre este grupo demográfico?

Es un tema del cual mucho se habla, pero poco se investiga. De ellos se han creado figuras fototípicas que no corresponden a la realidad. El millennial es una categoría demográfica, creada por dos autores, para identificar a un segmento importante de la población, que nace a fines de los 80 hasta inicios del nuevo siglo. Se creía que este segmento iba a dominar a la población a futuro por una serie de circunstancias.

¿Cuáles circunstancias?

Los millennials son personas que carecen de memoria política y económica de largo aliento en temas de reivindicación de derechos. Por ejemplo, no tienen la más mínima idea de las consecuencias de las dos guerras mundiales o de la Guerra Fría. Tampoco tienen un registro histórico claro de la restauración a la democracia a fines de los años 70 e inicios de los 80 en América Latina. No tienen en su registro histórico ciertos elementos que para nuestras generaciones fueron decidores para consolidar nuestra personalidad y darnos cierta orientación política-ideológica. Los millennials son herederos de las luchas y reivindicaciones sociales y políticas de las otras generaciones.

Pero también son herederos de cuestiones negativas...

Para nuestra generación no era fundamental el medio ambiente, para ellos sí lo es. Los millennials, además, se hacen cargo de la reivindicación de los derechos de las minorías sexuales. Viven un mundo donde la globalización, la comunicación y el conocimiento construyen las relaciones sociales. Ellos interactúan y median a través de las tecnologías. Son una sociedad sin compromiso.

¿No es grave que los millennials vivan sin compromiso?

Eso es el resultado de una sociedad hiperconsumista, donde los estudios de mercado se alimentan cada vez más a los segmentos etarios. La construcción de hábitos de consumos y hobbies son distintos. La sociedad creó una segmentación hiperconsumista para que cada vez más estratificados la industria del consumo tenga nichos en todos los segmentos de la población. Es una cosa de locos.

¿El libro diluye tabúes sobre los millennials?

Sí. Cuando se habla de ellos se divide a la sociedad en dos aspectos: los nativos digitales y los emigrantes digitales. Nos han vendido una fórmula que es totalmente equivocada: los primeros sobrepasan en capacidades, competencias y fortalezas a los segundos. Pero eso no es cierto. Confundieron el uso instrumental de la tecnología con la capacidad crítica.  También es absurda la distinción entre tecnófilos y tecnófobos. Hoy hablan de gente que defiende la tecnología y la que está en contra de ella. Si no estamos conscientes de que la tecnología es parte de nuestra vida, no vamos a desarrollar actividades en menor tiempo ni optimizar recursos o potenciar las cosas.

¿Pero cuáles son los retos para ellos?

Vivimos la explosión de las fake news y uno de los retos es enseñar a los millennials que no deben conformarse con lo que ven en Google. Los hábitos de consumo de interés en tres universidades son distintos: UDLA, Central y UTE. Quienes tienen más acceso a internet aprovechan menos lo que ofrece la sociedad del conocimiento. Y quienes tienen menos acceso valoran más lo que significa esa sociedad. (I)  

César Ulloa, Ph.D en Ciencias Sociales, máster en Ciencias Internacionales

Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: