El ministerio de educación dicta el taller

Más de 24 docentes aprenden el lenguaje de señas en Durán

El ministerio de educación dicta el taller
03 de junio de 2014 00:00

Katherin Anchundia dicta clases hace un año y medio a décimo año de básica en el Instituto de Educación Especial Fiscal Dr. Fernando López Lara, del cantón Durán, que alberga a más de 300 estudiantes con diferentes grados de discapacidad.

Admite que al ingresar al plantel no dominaba el lenguaje de señas, pero con el transcurso del tiempo lo hizo para mejorar la comunicación con los estudiantes con limitaciones auditivas. “Fue todo un reto, pero tuve que adaptarme al lenguaje”, dice.

Enriquecer la comunicación entre el profesor y el alumnado, así como reducir el oralismo, son los objetivos del taller que recibe un grupo de 25 profesionales de instituciones especializadas por parte del Ministerio de Educación (MinEduc) y con el apoyo de la Federación Nacional de Personas Sordas del Ecuador (Fenasec).

Clara Roca, analista de educación del MinEduc, explica que el taller durará 200 horas y además busca repotenciar la capacidad que tiene la institución Fernando López Lara, donde se realizan los encuentros,  y convertirla en un referente de educación especial.

Según Giovanna Ricaurte, intérprete del taller, “con la capacitación se busca que el profesor se sienta como una persona sorda, que conozca su historia, su evolución. Muchas veces el maestro obliga a hablar al estudiante y no se pone en el papel del niño sordo que necesita ser más visual y ver que el maestro se preocupa del lenguaje de señas”.

Miriam Ruiz, quien es la instructora, lo experimentó. Con ayuda de la intérprete contó que cuando estudió la obligaban a hablar, “me hacían ser muy oralista, aprender a hablar sin conocer el lenguaje de señas que luego aprendí por unos compañeros”.

Esto es lo que se busca evitar, dice Roca. “Ellos tienen su propio lenguaje con el que hacen la diferencia, por lo que para comunicarse con ellos hay que aprenderlo”, agrega.

Julio Villamar, quien también recibió el curso, considera que una de las dificultades es el escaso conocimiento que poseen, “hay que tener bastante percepción visual para poder captar los movimientos y gestos para las diferentes señas. Hay compañeros que somos más lentos y con rigidez en las manos”.

Roca adelantó que a finales de junio o julio se capacitará a 200 docentes de instituciones ordinarias que incluyan a estudiantes con discapacidad auditiva. Agregó que se seleccionará un establecimiento de cada uno de los 12 distritos que comprende la zona 8.

Contenido externo patrocinado