Ecuador, 17 de Julio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Claves para crear ambientes de aprendizaje en los hogares

Claves para crear ambientes de aprendizaje en los hogares
El Telégrafo
07 de septiembre de 2020 - 08:41 - Fausto Segovia Baus

El verdadero periodismo tiene una función educadora. En el presente caso, El Telégrafo ofrece a sus lectores oportunidades para revisar lo que hacemos y mejorar siempre en la línea de la calidad cuando se inician clases en la Sierra y Amazonía.

En realidad estamos viviendo escenarios de pedagogías emergentes, en las que los actores principales –docentes, estudiantes y padres de familia- tenemos que reinventar sistemas y actuar sobre la marcha. Aprender, desaprender e inclusive reaprender son ahora necesarios, si tenemos mentalidades abiertas.

La educación virtual

Este cambio de modalidad –presencial a semipresencial y online- instala un nuevo de sistema de trabajo, en lo que a la escolaridad de refiere. Ya pasó el tiempo en que los padres dejábamos en la escuela a los hijos, para que el centro educativo haga lo suyo, y nos contentábamos con recoger las libretas, a veces cuando era tarde. Eso ya es historia.

El papel de los padres, en la actualidad, tiene que ser más activo y participativo, que se complica no solo por los tiempos –si los dos padres trabajan- o por las demandas concretas que plantean el ejercicio docente, en la era de la educación virtual. Por eso, a la coordinación y comunicación más específica con el centro educativo y sus profesores, se une un renovado compromiso –léase responsabilidad- con sus hijos, hoy convertidos en estudiantes, en sus propios hogares.

La educación virtual utiliza herramientas digitales: Internet, audio, sonido, televisión y varias aplicaciones tecnológicas que, en cierto modo, reemplazan al pizarrón de tiza líquida, los marcadores, borradores… y las cuatro paredes de un aula, donde el profesor fue el eje.

En las aulas virtuales el eje es el estudiante, y el profesor se convierte en un tutor o facilitador de procesos de aprendizaje a distancia. Los hogares –dadas las circunstancias- son ahora escenarios reales, por obligación y decisión de los padres y docentes, para continuar o iniciar, en su caso, esta singular aventura.

En las siguientes líneas algunas recomendaciones especiales para mejorar los ambientes hogareños, que no fueron diseñados para aula de clases; de ahí la necesidad de realizar ciertas adaptaciones para que todos podamos afrontar con resiliencia y optimismo esta situación.

Los quimestres en la Sierra y Amazonia duran desde el martes 1ro. de septiembre 2020 hasta el jueves 14 de enero de 2021, y el segundo desde el jueves 4 de febrero hasta el 30 de junio de 2021.

Información básica

La información que ofrece el Ministerio de Educación y el plantel es importante. Me refiero a los objetivos, destrezas y contenidos del currículo o plan de estudios del año de escolaridad que dura 10 meses, divididos en dos quimestres: el primero desde el martes 1ro. de septiembre 2020 hasta el jueves 14 de enero de 2021, y el segundo desde el jueves 4 de febrero hasta el 30 de junio de 2021.

 A lo anterior se añaden los horarios de clases virtuales, el material de apoyo o guías de trabajo por cada área que proporciona el ministerio y el plantel. Existen cuatro macro áreas: Lengua y Literatura, Matemáticas, Ciencias Naturales y Estudios Sociales. Y otras asignaturas de apoyo.

Con una información oportuna y directa con los profesores o tutores, el proceso de acompañamiento será correcto y ajustado a las condiciones de los estudiantes, de tal manera que los chicos puedan sentirse a gusto, motivados y estimulados. Una libreta de apuntes –exclusiva para los padres- ayuda para crear una especie de bitácora de seguimiento, entre lo planificado, ejecutado y asuntos pendientes.

El ambiente de aprendizaje se logra con la participación de todos. Una minga haría muy bien, para conciliar intereses y necesidades con gustos y preferencias.

El ambiente es importante

“La casa convertida en aula”. ¡Qué maravilla, expresan algunas personas! Otras, en cambio, sostienen lo contrario: ¡Se trata de una tortura! Los radicalismos no sirven. Eso lo sabemos. Lo importante es que los hijos/estudiantes de sientan felices, y los padres, también, desde luego.

El ambiente de aprendizaje se logra con la participación de todos. Una minga haría muy bien, para conciliar intereses y necesidades con gustos y preferencias. La falta de recursos no debería ser óbice para no arreglar un pequeño espacio. La mesa del comedor, en ocasiones, podría servir a falta de un cuarto de estudio. Una mesa con una silla –de ser posible ergonómica- sería adecuado, junto a un lugar para colocar libros y cuadernos, futuro espacio para una biblioteca. Y en todo caso evitar los distractores: la televisión, los celulares, los videojuegos y la radio, especialmente cuando el volumen compite con las clases virtuales.

Y claro: no puede faltar una computadora, con su teclado e impresora, y la conectividad requerida. El celular y el teléfono fijo ayudan para consultas. La falta de conectividad es una falencia de un alto porcentaje de niños y jóvenes ecuatorianos (30%). Estas carencias pueden suplirse con oportunidades para crear o recrear ambientes de aprendizaje, especialmente en los sectores urbano-marginales y rurales, con sistemas semipresenciales.

Los padres-maestros: la organización

Planear la actividad docente en casa es una singular tarea que nos permite comunicar más y mejor con nuestros hijos. No olvidemos que ellos son los protagonistas; los padres su apoyo continuo. Cuando hablamos de planificación nos referimos a los objetivos o metas a cumplir, en las sesiones programadas para el efecto, que no deben exceder a la medio hora, para mantener la atención adecuada.

Estudios sobre los ritmos del aprendizaje sostienen, que las horas de mayor rendimiento escolar corresponden al período entre las 9:00 y las 11:00 horas, en la mañana, y a partir de las 15:00 horas, en la tarde. No se debe olvidar que entre las sesiones, habrá períodos de descanso en los que los estudiantes pueden jugar y entretenerse, y consumir una colación elaborada con productos naturales

Las aulas virtuales son comunidades de aprendizaje colaborativo, en las que intervienen el estudiante, el padre o madre de familia, el docente (tutor), la plataforma (Internet) y las aplicaciones que se usan para lograr aprendizajes, de acuerdo con el plan de estudios para cada área o asignatura. La imagen y el sonido, en el presente caso, requieren atención y el registro de datos importantes. El cuaderno de trabajo o portafolio del estudiante son necesarios.

En las siguientes entregas se ofrecerá a los padres de familia algunos fundamentos del currículo, las herramientas tecnológicas, los métodos de enseñanza y aprendizaje, y los sistemas de evaluación, de acuerdo a las diversas etapas de desarrollo. (O)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media