Ecuador, 16 de Junio de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Al menos 250 millones de mujeres no tienen acceso a anticonceptivos

El 10% de niñas, forzadas a tener relaciones sexuales

En países con mayoría musulmana como Túnez la violencia contra la mujer es una relación, advierte AI. Foto: AFP
En países con mayoría musulmana como Túnez la violencia contra la mujer es una relación, advierte AI. Foto: AFP
09 de marzo de 2015 - 00:00 - Leonardo Boix, corresponsal en Londres

Al menos una de cada 10 jóvenes menores de 18 años en el mundo son obligadas a tener relaciones o a realizar actos sexuales, y esa cifra podría ser incluso superior debido a los actos de violencia contra las niñas, de acuerdo con un informe del grupo Amnistía Internacional (AI) dado a conocer en coincidencia con el Día Internacional de la Mujer.

La ONG británica indica que el 10% de las menores de edad en todo el mundo son forzadas a actos violentos. El documento detalló además que el 40% de las mujeres en edad de procrear vive en países donde el aborto está prohibido, está restringido o no es accesible. Y agregó que al menos 215 millones de mujeres no pueden acceder a métodos anticonceptivos aunque quieran dejar de tener hijos o retrasar el momento de tenerlos.

La campaña de AI, titulada ‘Mi cuerpo, mis derechos’, destacó que poder decidir sobre nuestra salud, nuestro cuerpo y nuestra vida sexual “es un derecho humano básico”.

“Seas quien seas, vivas donde vivas, tienes derecho a tomar estas decisiones sin miedo, violencia o discriminación. En todo el mundo se intimida, se discrimina y se detiene a personas solo por tomar decisiones sobre su cuerpo y su vida”, destacó el informe. La iniciativa global de Amnistía busca poner fin al control y la criminalización de la sexualidad y la reproducción.

En el informe, el grupo con sede en Londres, destacó que las relaciones sexuales con consentimiento mutuo “no son nunca delito, cualquiera que sea nuestro sexo, orientación sexual, identidad de género o estado civil”.

“Estas normas sociales están controladas por nuestros gobiernos, nuestras comunidades, incluso nuestras familias. Cuando las cuestionamos, nos sentimos culpables, incómodas. Tememos que nos estigmaticen, incluso que nos encarcelen, y por eso guardamos silencio. A través de ‘Mi cuerpo, mis derechos’ queremos ayudar a romper este silencio porque ahora mismo muchos de nosotros no sabemos que tenemos derechos y, por tanto, no podemos reclamarlos”, continuó.

Amnistía indicó que decisiones que son derecho de la mujer —como si quiere tener hijos y cuándo tenerlos— “se han convertido en un asunto que controlan los gobiernos”. “Algunos gobiernos también permiten que otras personas como médicos, líderes espirituales o padres tomen decisiones por las mujeres”, subrayó.

AI informó que en centros de salud de Burkina Faso pueden negar un método anticonceptivo a una mujer si no va acompañada de su marido; en Argelia, Marruecos y Túnez, las leyes no protegen a las sobrevivientes de la violencia sexual y en algunos casos los violadores pueden eludir el enjuiciamiento casándose con sus víctimas, a menudo adolescentes.

En Irlanda, por ejemplo, donde el aborto es ilegal salvo que la vida de la mujer corra peligro grave, entre 1980 y 2012 unas 12 mujeres al día viajaron al Reino Unido para interrumpir el embarazo. “Y en muchos países, tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, amar a una persona del mismo género o simplemente vestirse fuera de la norma social basta para ser encarcelado”, subrayó el informe.

El hecho de que sigan existiendo estas restricciones “indica que queda mucho por hacer”.

“Se está gestando una reacción contra los derechos sexuales y reproductivos, impulsada por grupos de interés bien financiados y organizados. Algunos gobiernos, desde los máximos niveles, tratan de limitar estos derechos poniendo en tela de juicio las ideas de ‘derechos reproductivos’ y de ‘igualdad de género’ o tildando de occidental el principio de ‘derechos humanos para todas las personas’”, continuó.

Lo que es evidente, según Amnistía, es que “se están cuestionando los derechos de las mujeres a expresar su sexualidad y a tomar decisiones sobre su cuerpo”.

En ese sentido, dijo que la situación más grave ocurre Argelia, Burkina Faso, El Salvador, Irlanda, Nepal, Marruecos, Sáhara Occidental y Túnez. “A través de esta campaña intentamos llegar a personas de todo el mundo, animándolas a que rompan el silencio como primer paso para reivindicar sus derechos. Si rompemos el silencio, los gobiernos tendrán que dar un paso adelante y empezar a proteger el derecho de las personas a tomar decisiones sobre su cuerpo y su vida”.

DATOS

En otra encuesta realizada por la OMS se preguntó si la primera relación sexual fue (a) forzada, (b) no deseada, aunque no forzada, o (c) de elección propia.

Más del 5% de las mujeres encuestadas dijo que habían tenido relaciones sexuales forzadas y habían sido golpeadas. Esta cifra superó el 14% en Bangladesh, Etiopía, y en el entorno provincial de Perú.

En las culturas en que está mal visto que las mujeres expresen su deseo de tener relaciones sexuales, hay una mayor tendencia al abuso y violencia por una persona que no es la pareja.

Otro dato preocupante del estudio es que más del 30% de las mujeres que habían tenido relaciones sexuales por primera vez antes de los 15 años declaró haber sido forzada a tener dicha experiencia sexual.

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media