La depresión se solventa con ayuda profesional y a veces con fármacos

- 24 de diciembre de 2019 - 00:00
El aislamiento y la soledad inciden para que las personas experimenten un estado depresivo que se solventa con psicoterapia y fármacos.
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

Buscar y rodearse de personas positivas, así como aprender a valorar las cosas que se tiene, en lugar de lamentarse por lo que se carece, son aspectos a considerar para mejorar o evitar ese trastorno patológico.

El ánimo de Vinicio V. cambió totalmente en los últimos tres meses. Descuidó su trabajo y en casa se mostraba distante, callado y casi siempre malhumorado, sin poder evitarlo.

La proximidad de las fechas navideñas y de fin de año generó en él un estado de depresión porque no pasará esas fechas con su familia. Hace 6 meses se divorció. Ahora vive con su hermana. Ella fue testigo de que incluso dejó de alimentarse y constantemente se despertaba en las madrugadas, por lo que le sugirió visitar a un especialista en psicología.

Al principio Vinicio se resistió, pero gracias a la insistencia de su hermana y de sus amigos accedió. Tras una serie de interrogantes y un test, el profesional le diagnosticó estado emocional depresivo.

Este problema, según Genoveva Torres, especialista en psiquiatría del Hospital Docente de Calderón, se caracteriza por la presencia de un sentimiento de tristeza ligado a una situación emocional específica, como puede ser la época navideña, el cambio en la vida cotidiana o la ruptura de una relación amorosa.

Para la profesional, el estado depresivo se manifiesta con sentimientos de culpabilidad y aislamiento. Incluso -dice- pueden surgir pensamientos asociados con la muerte o el suicidio.

“Es fundamental acudir a un profesional porque un problema así no se supera sin ayuda. Además, se debe cumplir el tratamiento”. Recalca que es falso pensar que solo con la determinación de la persona se puede salir del problema.

Vinicio quiso enfrentar solo la dificultad en su comportamiento, pero luego de las primeras tres terapias entendió que era necesaria la presencia del psicólogo. Así mejoró su estado anímico. También se rodeó de amigos con pensamientos positivos. “Comprendí que era bueno exteriorizar los sentimientos reprimidos y así liberarse de las cadenas pasadas”.

La psicóloga clínica Carolina Espinosa afirma que existe diferencia entre el estado emocional depresivo y el trastorno conocido como depresión, caracterizado por un agotamiento profundo, tanto psíquico como físico. “La depresión es un trastorno psiquiátrico, un desequilibrio químico que necesita apoyo psicológico y psiquiátrico con medicación”.

Afirma que en el acompañamiento psicológico se van descubriendo los conflictos existentes en la vida del paciente. Ello está asociado profundamente con la situación actual que vive. Mientras que el apoyo farmacológico permite regular los neurotransmisores (sustancias que hacen que varíe el ánimo).

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es uno de los trastornos mentales más recurrentes en el mundo.
Se estima que entre el 3% y 5% del total de la población lo pueden desarrollar en algún momento de su vida.

Junto a las psicoterapias, Vinicio comenzó a investigar sobre los problemas mentales y comprendió que él formaba parte del universo de personas que presentan este trastorno. “Comprender que es una patología que puede curarse me ayudó a seguir adelante”.

Hasta ahora Vinicio realiza sus psicoterapias de forma más espaciada, pero ha podido superar lo peor. “Tengo que aceptar que este tipo de cosas pasan y hay que superarlas”.

Otra cosa que aprendió es a valorar lo que tiene, en lugar de lamentarse por lo que perdió o no logra alcanzar. Por su parte, Espinosa reitera que “las personas deben aprender a agradecer por lo bueno que hay en su vida”.

Más afectación a la mujer

Según ambas profesionales, el problema depresivo es más recurrente en las mujeres que en los hombres, con una prevalencia de 2 a 1. Aquello, según las expertas, se debe en gran parte a la carga endocrino-hormonal que tienen las mujeres, así como a los múltiples roles que desarrollan y la presión social que se ejerce sobre ellas.

Según la OMS, este trastorno cada vez es más frecuente en jóvenes de 14 años. Incluso hay diagnósticos a edades más tempranas, desde los 10 años. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP