Conadis sugiere mejoras en el test Ser Bachiller

La entidad recomendó a las principales autoridades educativas del país la accesibilidad física a las instituciones y perfección de aplicativos del examen.
07 de noviembre de 2018 00:00

El Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis) entregó el Informe Técnico de Observancia del Proceso Ser Bachiller. Lo recibieron las autoridades del Ministerio de Educación, Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) e Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineval).

La observancia se realizó en junio de este año en 25 sedes de 23 provincias. En la diligencia participaron 25 técnicos del Conadis.

Verónica Sandoval, funcionaria de este último ente, explicó que se postularon 1.933 personas con discapacidad.

En las 25 sedes constaban inscritos 388 postulantes, de quienes asistieron 255. “Quienes formaron parte de la observancia fueron el 13% del total de registrados a nivel nacional”.

Sandoval señaló que las pruebas adaptadas son aquellas que se encuentran en audio para personas con discapacidad visual y en lenguaje de señas para personas con discapacidad auditiva.

Observaciones durante rendición de la prueba
El informe indicó que el 44% de personas con discapacidad visual que rindieron la evaluación adaptada consideraron que el mecanismo fue útil. En el caso de los estudiantes con discapacidad auditiva, cuyo aplicativo está en lengua de señas, el 71% lo calificó como útil.

El documento revela que durante la prueba en el 36% de las sedes no se pidió el carné del Conadis para rendir el examen.

En el 44% de los lugares donde se tomó el test se permitió el ingreso de acompañantes, cuando el instructivo del Ineval no permite.

De igual manera, señala que el 56% de las sedes contaba con aulas habilitadas en la planta baja, Sin embargo, varias no tenían salones de clases adaptados, lo que dificultó la accesibilidad. 

Asimismo, el documento registra que no se exoneró de la prueba abstracta a todas las personas con discapacidad visual. Esto se debió, según el estudio, a las inconsistencias en el tipo de discapacidad registrada en la inscripción del sistema y del Conadis.

El documento
El Conadis, tras el informe, señala que es necesario establecer un mecanismo de interconexión de datos entre la Dirección Nacional de Registro de Datos Públicos y el Registro Nacional de Discapacidades del Ministerio de Salud. Al Ministerio de Educación se le pidió que se mejore la accesibilidad al medio físico de los planteles.

Mientras que el Ineval debe mejorar los aplicativos. Por ejemplo, la entidad requirió que el video en lenguaje de señas sea grande, puesto que en la pantalla no se visualiza al intérprete.

A la Senescyt le solicitaron entregar la base de datos de estudiantes que cumplieron con el puntaje y obtuvieron un cupo. 

Amanda Tello, representante de la cartera de Educación, comentó que la institución se preocupa por el estudiante con discapacidad durante toda su formación.

Tello expresó que las observaciones efectuadas ya eran discutidas al interior del Ministerio, con el fin de mejorar el proceso, sobre todo cuando se acercan las pruebas en el ciclo Costa.

María Cristina Guerra, coordinadora general técnica del Ineval, mencionó que el compromiso con las personas con discapacidad es  adaptar la prueba Ser Bachiller a lenguaje de señas y traducir las preguntas a un audio.

“En este sentido el compromiso del Ineval implementará las observaciones generadas”, dijo Guerra.

Gabriela Suárez, subsecretaria general de Educación Superior, indicó que frente a las observaciones del Conadis implementarán mecanismos para identificar el tipo de discapacidad específica de los postulantes.

“Ya establecimos una hoja de ruta para incorporar, en el próximo período 2019, mayor información sobre el tipo de discapacidad y que puedan rendir el examen”. (I)  

Contenido externo patrocinado