Comisión receptó testimonios sobre trabas para obtener un carné de discapacidad

17 de agosto de 2020 14:57

La Comisión del Derecho a la Salud, que preside William Garzón Ricaurte, recibió nuevos testimonios de personas que han pasado penurias y dificultades para obtener el carné de discapacidad, tanto de forma personal, cuanto a favor de parientes directos, pese a contar con toda la documentación requerida por la autoridad respectiva.

María del Carmen Vera, oriunda de la provincia de Manabí, quien padece de discapacidad auditiva, comentó que el trámite para contar con su carné fue bastante engorroso y demoró más de seis meses.

Dijo que al inicio del proceso, le pidieron que la audiometría sea avalada por una casa de salud pública, pero que en ese momento no contaban con ese servicio; ella lamenta que hayan puesto en duda su discapacidad.

Indicó que, actualmente, con el escándalo de la entrega fraudulenta de este documento, ha sido víctima de hostigamiento, acoso y mobbing laboral, ya que en cuanto la ven le dicen que su carné no vale. “Tener un carné no significa que tengamos todos los derechos que la ley otorga, son múltiples las vulneraciones de derechos a los que estamos expuestos”.

En tanto que Isaías León explicó los pasos que ha seguido hasta ahora para que se le otorgue el carné de discapacidad para su hijo de siete años que tiene autismo leve. Cuando acudió a la salud pública, le dijeron que por las denuncias de carnés fraudulentos, no están autorizados para entregar este documento.

Añadió que, hace dos semanas, tenía la cita médica en un centro médico público, pero le llamaron para decir que se agendaría para otra fecha, porque la especialista salió de vacaciones. “No nos están dando la atención con la diligencia y la oportunidad que se requiere, pese a que contamos con todos los certificados y exámenes que acreditan la discapacidad de mi hijo”, enfatizó.

Mientras que Dayana Acosta indicó que en 2010, su padre tuvo problemas de pérdida muscular, se sometió a tratamientos y atención de salud y se determinó que padecía una enfermedad rara, obtuvo su carné con el 49% de discapacidad y el único beneficio que ha recibido es la rebaja de dos dólares en el servicio de energía eléctrica.

Sobre su madre, comentó que perdió en su totalidad la audición del oído derecho, pero que, según los médicos del Ministerio de Salud, esa no es una discapacidad y no necesita el carné.

“Mi padre ha querido que se le recalifique su nivel de discapacidad, pero el trámite es muy desgastante”, aseveró.

También participaron de la sesión veedores ciudadanos, uno de ellos, Stalin Basantes,quien consideró que en los testimonios se evidencia, no solo un problema de vulneración de derechos, sino discriminación, a lo cual se suma un sistema administrativo ineficiente, una subjetividad de los médicos, en la valoración de los casos que constituyen o no discapacidad.

A la vez sugirió que se brinden alternativas para las personas que padecen enfermedades raras para que se pueda valorar su condición discapacitante.

William Garzón, tras agradecer los testimonios de los comparecientes, formuló un llamado al Ministerio de Salud para que se deje de lado la cantidad de trabas a los procesos de calificación de discapacidad, ya que el Estado debe garantizar la atención integral y no puede haber vulneración de derechos; de ninguna manera se justifica que haya personas que tengan trámites para obtener un carné desde 2018 y no tengan respuesta. (I)

Isaías León contó su experiencia relacionada con su hijo Jeremías, a quien le diagnosticaron autismo.
Cortesía: Asamblea Nacional
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado