6 meses a un año dura la espera por un trasplante

23 de enero de 2014 00:00

En la lista que maneja el Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot) existen 681 personas inscritas a la espera de recibir un trasplante de órgano. A priori, parecería que solo faltan donantes. El problema real radica en la forma como mueren los ecuatorianos. En el país, el 4% de prevalencia de fallecimientos ocurre por muerte encefálica y solo en estos casos se pueden utilizar los órganos para trasplantes. Mientras que el 96% restante es por paro cardiorrespiratorio, y bajo esa condición, los órganos no pueden donarse, solamente tejidos como las córneas.

El artículo 29 de la Ley Orgánica de Donación de Órganos, Tejidos y Células, expedida en marzo de 2011, señala que todos los ecuatorianos y residentes legales en el país son donantes a menos que expresen lo contrario en el Registro Civil. En el país un 98% ha decidido serlo.

La Lista de Espera Única Nacional no especifica nombres ni edad de las personas que esperan un trasplante, solo constan códigos para mantener la confidencialidad. Así lo estipula la legislación. Quienes obtienen un trasplante jamás conocerán a la familia del donante y esa familia tampoco sabrá qué persona tiene un órgano o el tejido de su ser querido.

El día que Lorena Jurado (nombre protegido) cumplió 25 años fue igual a celebrar nuevamente el primer año de vida, pues le notificaron que había un riñón compatible con su cuerpo. La joven durante ocho meses esperó este órgano. Cinco años antes, los médicos detectaron un problema en un riñón. Y aunque nunca se determinó la patología de su enfermedad, fue sometida a diálisis. “Presenté muchos síntomas, edemas, calambres, el apetito lo perdí por completo, es algo que no se lo deseo a nadie”, dice Lorena.

Ahora se encuentra bien de salud y recuerda aliviada que ya no depende más de una máquina de diálisis, que utilizaba hasta cuatro horas diarias.

“El día de mi trasplante, Dios me dio otra oportunidad. Agradezco a él, a la vida y a mi donante, ese ángel maravilloso que por desgracia tuvo que marcharse de este mundo, y decidió que parte de él o ella se quedará aquí para ayudar a otras personas a vivir mejor”, expresa la joven.

Cuándo se debe actuar
Un trasplante debe ser inmediato, máximo en 24 horas para conservar el órgano. Las intervenciones pueden durar más de cuatro horas, depende de su complejidad.

El 98% de trasplantes realizados en el país es exitoso, explica Verónica Jerez, coordinadora general Técnica del Indot. Algunas complicaciones pueden presentarse cuando las personas han tenido trasplantes previos, transfusiones sanguíneas o embarazos que producen cierto rechazo hacia el órgano. Por ello, explica, se deben realizar “pruebas cruzadas” que analizan criterios como la edad, el peso, el tipo de sangre y la compatibilidad para que un trasplante tenga éxito.

Los órganos de donantes menores de 30 años, probablemente, serán para niños. Cuando los donantes son de mayor edad, los trasplantes se realizan en jóvenes desde los 18 años. Jerez explica que una espera promedio para recibir un órgano dura entre 6 meses y un año.

También hay casos de trasplantes con donantes vivos que entregan los órganos pares, como los riñones, y también un segmento del hígado. Esta donación puede realizarse hasta el cuarto grado de consanguineidad.

Datos del Indot señalan que en 2013 se identificaron 63 donantes, mientras que en 2012 hubo 54. Este avance significa un crecimiento de la tasa de donación en el país, pasando de 3,7 donantes por millón de habitantes en 2012 a 4,3 el año pasado.

La hermana de 37 años de Lucía de Mora (nombre protegido) fue donante hace dos años. Falleció con un aneurisma y la familia estuvo de acuerdo con donar los dos riñones y sus córneas.

 

Normativas que limitan
En 19 países de América Latina, entre los que se encuentra Ecuador, no se permiten realizar trasplantes de órganos a extranjeros que no sean residentes. Localmente todavía no existen los trasplantes de pulmones o de intestino para ecuatorianos, menos para extranjeros. Si alguien requeriría una intervención de esta clase, tendría que someterse a tratamientos paliativos privados o por parte del Estado, pues la legislación internacional no permite que se trasplante en el extranjero.

La razón: cada país posee listas de espera y su prioridad es respaldar a los ciudadanos propios.

En Estados Unidos es posible el trasplante para extranjeros. Actualmente, por ejemplo, el nicaragüense Jorge Dávila espera por una médula osea. Lo complicado, a más de encontrar al donante, es costear una operación de 320 mil dólares.

Datos

Para realizar un trasplante se requiere un equipo de alrededor de 80 personas, entre enfermeras, doctores, especialistas, que trabajará alrededor de 24 horas.

Hay Bancos de Tejidos afiliados al Indot, en los que se pueden preservar piel, córneas, huesos, cartílagos, tendones, vasos sanguíneos y membrana amniótica.

Los trasplantes hechos en el país son hepático, renal, pancreático, médula ósea, renopancreático, trasplante de progenitores hematopoyéticos (bazo, ganglios) y córneas.

En Ecuador no existen denuncias por tráfico de órganos.

Los gastos pre y pos operatorios, más el trasplante, son cubiertos por el Estado.

Contenido externo patrocinado