19s80c, la meta de Álex para clasificar a Tokio 2020

- 11 de enero de 2020 - 00:00
Foto: Miguel Jiménez / El Telégrafo

La mejor marca del velocista esmeraldeño es de 19s87c, pero su objetivo principal es bajar siete centésimas para aspirar a una medalla olímpica.

Con el cupo asegurado a la edición 32 de los Juegos Olímpicos Tokio 2020 por puntaje y marca, el atleta ecuatoriano Álex Quiñónez trabaja para bajar el tiempo en los 200 metros y pelear por una medalla olímpica.

De acuerdo con el entrenador del esmeraldeño, el cubano Nelson Gutiérrez, el crono para ubicarse entre los tres primeros en la distancia es de 19 segundos y 80 centésimas. Quiñónez ostenta como mejor marca 19s87c por lo que trabajan para reducir esa diferencia.

El estratega caribeño mencionó a diario EL TELÉGRAFO que esperan conseguir bajar los siete segundos más o menos en la quinta, carrera previa a la cita japonesa. Esto es en Gainesville (Estados Unidos) a mediados de abril.

Para llegar a los 19s80c el deportista de 30 años cree que tiene que entrenar aún más porque “solo así lograremos conseguir cosas grandes. Creo que debemos subir un poco más las cargas en este año porque tenemos Juegos Olímpicos”, comentó a este diario mientras cumplía la última fase de la práctica de este viernes 10 de enero de 2020 en la pista de Los Chasquis en el barrio La Vicentina de la capital ecuatoriana.

Y añadió que “Estamos ahí con el profe, aunque termino en el piso (sonríe), pero igual estamos dando lo mejor cada día para llegar bien a los Olímpicos”.

En Quito fue precisamente donde encontró un nuevo comienzo tras casi dos años alejado de las pistas por lesiones y problemas que prefiere no tocar.

Durante las Olimpiadas de Londres 2012, con 21 años, disputó la final de los 200 metros ante 80.000 espectadores y rivales de fuste como el jamaiquino Usain Bolt. “En esa competencia anuncian mi nombre y no sabía qué hacer, estaba frito, y miraba a los contrincantes. Además me llamaba todo el mundo hasta mi mamá llorando y eso me descontroló más”, recordó.

Pasados los años y sobre todo esa dura prueba lejos de las pistas, se encuentra más maduro y de acuerdo a él ha cambiado su forma de ser, la experiencia que ha adquirido. Esta más centrado. “Ahora sé que cuando voy a una competencia debo desconectarme de todo, no le contesto a nadie, porque tengo que estar concentrado en lo que tengo que hacer”, sostuvo.

Al estar clasificado a los JJOO, Álex y Gutiérrez se plantearon el sueño que todo el mundo busca ganar una medalla olímpica. El esmeraldeño no tiene preferencia por el color de la presea que tratará de alcanzar en Tokio. “La que Dios me dé, no me gusta firmar nada antes de que pase, pero hay que lucharla, todas las carreras van a ser duras y hay que pelearlas”, aseguró.  

Quiñónez se siente en la edad plena para competir a gran nivel en los 200 m. “Tengo 30 años y creo que estoy en la perfecta madurez. Cada uno labra su destino y voy a dar todo de mí para conseguir cosas importantes”, dijo el padre de Aitana de cinco años y Alexia (4 meses), quien nació en el mes en el que el atleta ganó la dorada en los Panamericanos de Lima 2019.

Año al que calificó como uno de los mejores de su carrera porque, además, del oro en Perú, logró el tercer lugar en el Mundial de Doha (Catar) e implantó el récord nacional de los 200 m con 19s87c durante una de las paradas de la Liga del Diamante. Y cerró el año en el tercer lugar del ranking mundial de la distancia.

Desde 2016, Quiñónez ha ido reduciendo el tiempo en su competencia preferida. En ese año marcó 21s05c, en 2017 hizo 20s27c. En la siguiente campaña bajó de los 20 segundos (19s93) y en la temporada pasada alcanzó los 19s87c. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: