La venganza sería el móvil del asesinato de ciudadano en bus

17 de julio de 2012 00:00

El móvil del crimen de Randy Milagro Torres Sande, de 45 años, baleado dentro de un bus de la línea 121, el pasado domingo, sería la venganza.

Así lo considera la cónyuge del occiso, Doris Guerrero, quien alegó que su pareja -hace 5 años- asesinó con dos puñaladas a un ganadero, pero, explicó, fue en defensa propia.

“Yo creo que el crimen fue una venganza porque juraron que lo iban a matar. Randy hace una semana me decía que sentía que lo seguían”, precisó la mujer en los exteriores de la morgue de la Policía.

La víctima comercializaba celulares y hacía préstamos en una cooperativa de transportes de la Terminal Terrestre, al norte de Guayaquil.

Fue desde ese lugar que Torres cogió el bus y a pocos minutos de salir, dos jóvenes entre 18 y 19 años, que fingieron ser pasajeros le dispararon en la cabeza. Guerrero indicó que su conviviente deja cuatro hijos en la orfandad.

Contenido externo patrocinado