Grandes plumas: Constantino Mendoza Moreira

- 10 de marzo de 2019 - 00:00
Fotografía tomada de Constantino Mendoza M., de la Enciclopedia del Ecuador.
Fotos: Archivo / El Telégrafo

El escritor nació el 28 de abril de 1898, en Portoviejo, Manabí. Sus padres fueron Agustín Mendoza Briones y Rosa Moreira Izaguirre. Además de músico fue un gran compositor autodidacta. La última creación suya que recibió diario EL TELÉGRAFO fue “Añoranza”, dedicada a la revista SEMANA GRÁFICA, en el año 1934. Fue autor de cuatrocientas composiciones musicales y falleció el 8 de enero de 1985, en Quito.

Atentos a ofrecer todas las manifestaciones de arte, nos es grato dar novedad a esta página con la última producción musical del eminente compositor manabita Constantino Mendoza M.

De sobrado prestigio goza ya este artífice del pentagrama que ha encantado a los oídos con piezas tan bellas como “Atardecer”, “Ojos glaucos” y “Ya va a llegar el día...”, y que ha conseguido adueñarse del sentimiento nacional haciendo populares músicas tan nuestras de aire indígena como “Canción de los Andes” y el pasillo “Tengo celos”.

Mendoza es un renovador y depurador de las melodías patrias; y su espíritu inquieto gira sobre la infinita gama rítmica, componiendo con igual inspiración desde piezas de moderna y compleja armonización debussista, hasta las más sencillas melodizaciones del folklore autóctono y los más puros cantos infantiles.

Esta hermosa composición, que Mendoza dedica a SEMANA GRÁFICA, ratificará frente al piano el crédito del exquisito artista manabita.

La página seis de la revista SEMANA GRÁFICA es un pentagrama de Añoranza, 1934La página seis de la revista SEMANA GRÁFICA es un pentagrama de Añoranza, 1934. Foto: Archivo / El Telégrafo

Algo más del personaje
La proyección de su vida y música

A los doce años dominó el piano. Siempre se reunía en familia a cantar.

Se desempeñó como profesor de este arte en diferentes  colegios, especialmente en el Olmedo y Montúfar, de Quito.

Por el cariño y aprecio de los ciudadanos de donde nació, lo erigieron como su representante a la concejalía de su ciudad en el año 1925.

Su arte lo llevó a grabar a los estudios de la prestigiosa RCA en New York, Estados unidos, a fines de la década de los 50.

Sus composiciones más conocidas son Atardecer, Añoranza, la Canción de los Andes y Caricia.

En su trayectoria musical compuso más de cuatrocientas melodías de todos los rincones de la patria.

Cantó a la patria, montes, ríos, nevados y a la raza aborigen. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: