La fundación municipal ha licitado tres contratos por $ 3’070.000

Los arreglos en calle Víctor Manuel Rendón llevan 2 años sin concluir

- 06 de diciembre de 2014 - 00:00

La fundación municipal ha licitado tres contratos por $ 3’070.000

Las obras de regeneración urbana en la calle Víctor Manuel Rendón, en el tramo comprendido entre Lorenzo de Garaycoa y Córdova, cumplen 2 años y todavía no hay una fecha de entrega.

Los trabajos comenzaron en diciembre de 2012 y la conclusión estaba prevista, inicialmente, para abril de 2013. Pero, hasta la fecha, han transcurrido tres contratistas y aún está pendiente la inauguración.

La Fundación Guayaquil Siglo XXI ha licitado contrataciones por $ 3’070.000 ($ 1’123.000 en junio de 2012, $ 1’169.000 en septiembre de 2013 y $ 778.000 en septiembre de 2014). Los adelantos fueron devueltos.

En las dos primeras ocasiones, según el Municipio de Guayaquil, se terminaron unilateralmente los convenios porque las constructoras no cumplieron los plazos establecidos.

Mientras que César López Cazar, la tercera contratista a cargo de las labores, tiene hasta este mes para concluir los trabajos. La Fundación Guayaquil Siglo XXI fijó un plazo de 90 días para la entrega de la obra.

Actualmente, los obreros realizan durante el día el soterramiento de parte del cableado en el tramo comprendido entre Boyacá y Córdova y la conclusión de las jardineras.

Los peatones que transitan por el sitio y vecinos se quejan por la contaminación que soportan hace dos años. En la zona retumban martillos neumáticos y se percibe polvo en las aceras y calles.

El ciudadano Manuel González denunció que, tras pasar a diario por el sitio, padece problemas respiratorios. “Es una burla que demoren tanto el arreglo de una calle”.

Mientras que los martillos neumáticos representan mayor riesgo porque pueden causar sordera, de acuerdo con la Fundación Contra el Ruido, Aire Contaminante y Tabaquismo (Funcorat).

Las mencionadas herramientas producen hasta 130 decibeles (db) cuando lo recomendable para el oído humano es solo 60 db, afirmó Francisco Plaza, titular de Funcorat.

En noviembre pasado, este diario registró que el uso de estos aparatos se efectuaba incluso de noche, lo que causaba molestias a los moradores del sector porque interrumpía el sueño.

En esta semana, Gabriel Chang, habitante del sitio, afirmó que la situación ya no se presenta desde hace dos semanas. “Fue necesario poner la queja varias veces ante el Cabildo”. Los transeúntes también solicitan la colocación de más rampas en las esquinas donde continúan los trabajos.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: