Cobertura del servicio de agua se amplía con crédito

- 21 de diciembre de 2018 - 00:00
Monte Sinaí, en el noroeste de Guayaquil, es uno de los puntos donde se ampliará la cobertura de Interagua.
Foto: William Orellana / El Telégrafo

El Banco Interamericano de Desarrollo entregó $ 70 millones a la empresa Interagua para subvencionar parcialmente el plan de inversión quinquenal.

Hace casi una semana el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través del BID Invest, otorgó un crédito de $ 70 millones a Interagua para financiar parcialmente el plan de inversión quinquenal, que incluye la ampliación de la cobertura de los servicios de agua potable y alcantarillado.

El financiamiento fue firmado a 12 años. Actualmente, Interagua provee del líquido al 97% de Guayaquil (en 2001 era el 52%), mientras que la cobertura de tratamiento de aguas residuales es el 78%.

La meta es que hasta 2031, año en el que terminará el contrato de concesión con Interagua, el 95% de la ciudad tenga alcantarillado sanitario, reveló Javier Rodríguez de Colmenares, jefe de la División de Infraestructura y Energía de BID Invest, en una entrevista exclusiva para EL TELÉGRAFO.

Esto concuerda con lo descrito en el segundo tomo del ajuste y revisión del plan maestro que Interagua planteó a la Empresa Municipal de Agua Potable (Emapag) hace tres años.

El documento, disponible en la página web de Emapag, indica que se ha establecido que la cobertura del sistema de alcantarillado sanitario “alcance el 95% de población que se encuentre dentro de los límites urbanos de la ciudad de Guayaquil”.

No obstante, se especifica que no se descarta alcanzar el 100% de la meta hasta 2031.

El BID asesora los planes de Emapag desde que se denominaba Empresa Cantonal de Agua Potable y Alcantarillado (Ecapag) en 1996, comentó Rodríguez.

“Desde entonces, además de preparar el préstamo actual, lo que hacemos es acompañar a Emapag e Interagua en todos los aspectos”.

Resaltó que parte de las metas de Interagua es disminuir el volumen de agua no contabilizada, es decir, el líquido que se usa pero no se factura.

En 2001, el volumen de pérdidas de Interagua era del 69%. Mientras que en 2018, el índice se ubica en el 57%, según Rodríguez. Con el préstamo del BID, la aspiración es reducir las pérdidas en el siguiente quinquenio. Esto también coincide con lo expuesto en el plan del concesionario presentado en 2015 a Emapag.

“Se ha fijado un objetivo estratégico de bajar el nivel actual de agua no contabilizada (del orden del 60%) hasta niveles entre el 48% y 40% al final del sexto quinquenio (2031)”, se cita en el documento.

Además, se proyecta la construcción de un nuevo sistema de captación e impulsión de agua cruda en la planta La Toma para mejorar la distribución del líquido.

Interagua sugiere en el documento que la ampliación debe ser realizada en el penúltimo quinquenio (2021- 2026) con una inversión estimada de $ 9’400.000.

Uno de los estándares que el BID exige para otorgar préstamos es que los proyectos sean sostenibles y que alcancen resultados financieros. Rodríguez considera que Interagua cumple con los requisitos en este sentido.

El Observatorio Ciudadano de Servicios Públicos sostuvo que la gestión de Interagua es ineficiente. César Cárdenas, titular de la agrupación, expresó que vía telefónica se encuestó a 810 usuarios.

De ese total, el 49% presentó quejas al concesionario por mal servicio o facturación equivocada. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: