Barcelona y políticos, musas de los artistas del papel

27 de diciembre de 2012 - 00:00

El título de campeón que ganó Barcelona Sporting Club (BSC) es el hecho que más ha inspirado a los comerciantes de monigotes en la calle 6 de Marzo, al este de la urbe, para elaborar y vender diseños que hagan alusión al logro deportivo del “Ídolo del Astillero” en el año que termina.

Los precios de estos muñecos de cartón y papel van desde los $ 2 hasta los $ 600. La valoración depende de los detalles de su elaboración, de  sus tamaños y de la demanda del personaje.

Un ejemplo de aquello es lo que ocurre en Huancavilca y 6 de Marzo. Allí  existen dos monigotes de 2,5 metros de alto: “The Undertaker”, luchador de la liga WWE, y un toro con cuerpo de humano con la vestimenta y colores del BSC. El primero de ellos, ligeramente más grande, cuesta $ 90; mientras que el otro tiene un valor de $ 110.

Xavier Mora, quien vende años viejos desde hace 22 años, explicó que el toro barcelonista es más caro porque actualmente tiene una alta demanda. “Hay que aprovechar que hay harto barcelonista dispuesto a festejar el año nuevo con los colores de su equipo, a cualquier precio”, justificó.

El Club Sport Emelec (CSE), que este año quedó subcampeón del fútbol ecuatoriano, también está entre los preferidos. En la calle Gómez Rendón figuras de los delanteros Marcos Mondaini y Luciano Figueroa son exhibidas en poses triunfalistas; pero hay  otras imágenes en las que un pequeño bombillo (Emelec)  está encadenado a un toro de tamaño imponente.  

A diferencia de años anteriores se evidencia menor número de muñecos de políticos. El presidente Rafael Correa y el alcalde de Guayaquil Jaime Nebot son los únicos referentes de este ámbito que se encuentran en buen número entre las calles Pedro Franco Dávila y Letamendi.

En menor cantidad se visibilizan monigotes del candidato presidencial Guillermo Lasso y del presidente venezolano Hugo Chávez.

Los comerciantes del lugar estiman que son más de 60 las familias dedicadas a elaborar y vender los monigotes en la 6 de Marzo.

José Cruz, quien tiene su taller a la altura de la calle Pedro Vicente Maldonado, comentó que su familia ha estado dedicada a este oficio desde 1960. “Mi padre y abuelo son prácticamente fundadores de la tradición de vender en la 6 de Marzo”.

Frente a su casa destacan dos grandes y “musculosos” Correa y Nebot (a $ 170 cada uno), ataviados con camisetas de los equipos de fútbol Emelec y Barcelona, respectivamente.

Junto a ellos se encuentra el monigote de Lasso (a $ 100), más pequeño y de físico regular. Todos ellos fueron solicitados por empresas “vinculadas a políticos”  que el artesano prefirió mantener en reserva por fidelidad al cliente.

Asimismo, los empleados de un banco local pidieron que les hagan la réplica de una jefa de área. Los pedidos expresos empiezan a llegar desde inicios de diciembre, dijo Cruz.

Entre las alternativas tradicionales que se encuentran a lo largo de la 6 de Marzo están los personajes de La vecindad del Chavo del 8, Thundercats, Pitufos y He-Man. A ellos se suman algunos contemporáneos como The Avengers, X-Men, Madagascar y Kung Fu Panda.

Aquí también hay una alternativa para quienes no se deciden a pagar por los muñecos gigantes, pero quieren guardar un recuerdo: pueden tomarse una foto junto a ellos con solo cancelar entre $ 0,50 y $ 1,00.   

Zonas autorizadas

Hasta ayer varios comerciantes, para ubicar sus puestos, aún recorrían las cuadras autorizadas por el Cabildo como el único sitio legal para la venta de estos productos. Esto es a lo largo de la 6 de Marzo, entre Franco Dávila y Venezuela (16 cuadras).

Entre las calles Venezuela y San Martín ya comienza a disminuir el número de puestos de venta de las creaciones. Sin embargo, desde hace varios días ya es posible encontrar otros puntos de la urbe donde también se venden monigotes, aunque menos elaborados y más pequeños  que los de la 6 de Marzo.

Los alrededores del Centro Comercial Albán Borja (norte); las avenidas José María Velasco Ibarra (norte); y José de Antepara entre Francisco Segura y Oriente (sur), son direcciones en las que algunos comerciantes expenden los monigotes.

Las partes bajas de los pasos a desnivel son también sitios que se utilizan para comerciarlos. En Aurora Estrada y García Moreno (sur) se encontraba Martha, quien prefirió omitir su apellido. Explicó que aunque hay espacio en la 6 de Marzo, en otros puntos de la ciudad también hay demanda. “El Cabildo debe sensibilizarse y dar permisos temporales en otros puntos específicos”.

De acuerdo a un comunicado difundido por el gobierno seccional, los comerciantes deben expender los muñecos al público en carpas y con uniformes. “También queda prohibida la venta de monigotes gigantes, los que solo podrán ser exhibidos de acuerdo con la ordenanza de años viejos que ya rige”.

 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: