El lavado de manos evita enfermedades por la lluvia

- 24 de diciembre de 2018 - 00:00

Los desechos en las calles y el agua que se acumula después de una fuerte lluvia originan todos los años enfermedades de tipo gastrointestinal, respiratorias y dermatológicas. El fin de semana el aguaje anegó a varias avenidas de Guayaquil. Una de ellas fue la del Bombero. Allí el daño de un vehículo que circulaba obligó a una pareja a bajarse y entrar en contacto con el agua estancada.

El gastroenterólogo Jimmy Morales explica que con las primeras precipitaciones el agua de las lluvias se mezcla con el orine y heces de roedores que viven en las alcantarillas.

Cuando esto ocurre, una persona está propensa a adquirir la bacteria leptospirosis o presentar hepatitis A y otras infecciones de tipo viral frecuentes en esta época. La hepatitis es una infección por vía oral que tiene entre sus síntomas decaimiento, mareos, ictericia y orina anaranjada.

“Para evitarlas es necesario un constante lavado de manos  antes de preparar los alimentos y también previo a ingerirlos. Además de quitarse los zapatos antes de ingresar a la casa para que no exista contaminación”.

Sugiere el uso de botas y fundas plásticas para agarrar objetos que caigan en aguas retenidas.

Asimismo, el dermatólogo  Howard Romo recomendó tomar baños de 10 minutos, de 2 a tres veces al día para evitar una dermatitis atópica.

“Los niños son los que más sufren al presentar granitos, picazón”.

Romo también advirtió estar atentos a heridas en la piel  cuando entran en contacto con el agua contaminada, debido a que puede ser una puerta  de entrada para infecciones de bacterias y hongos. “En esta época de invierno las personas deben proteger la piel con cremas hidratantes dos veces al día y  usar protectores solares”.

También advirtió que si no se puede acudir al dermatólogo ir a emergencia y evitar la automedicación, al colocarse cremas polivalentes que empeoran el cuadro clínico.

De acuerdo al galeno Juan Carlos Santana, desde las primeras lluvias ya ha empezado a recibir 15 pacientes a diario. Algunos de estos casos son por influenza otros llegan con fiebre, dolor de cabeza y malestar en el cuerpo.

Precisamente, la humedad que deja las lluvias y los constantes cambios de temperatura provocaron que Emilia iniciara con un catarro y luego un cuadro infeccioso en la garganta y amígdalas. “He tenido que recurrir a nebulizaciones para poder respirar porque tengo antecedentes de asma”.

Los adultos mayores, mujeres embarazadas, pacientes con enfermedades crónicas no transmisibles son los más vulnerables.

Santana añade que las personas mayores tienen una baja inmunidad y esto permite que haya facilidad para adquirir estos virus. Para prevenirlos recomienda una mejor nutrición al consumir más proteínas, como granos, y productos derivados de los animales, como huevos y leche, y no olvidar la inmunización.

Asimismo, por el calor que se genera luego de una lluvia Santana indica que la comida se descompone rápido y esto causa síndromes diarreicos leves y hasta salmonelosis. “He tenido algunos casos que requieren de hidratación para estabilizarlos”. Aconseja que tapen los alimentos libre de las moscas o los mantengan en refrigeraciónevitar ingerir jugos y alimentos preparados en las calles.

La acumulación de desechos en las calles causa una reproducción de moscas que luego contaminan los alimentos.

La contaminación de las fuentes de agua no solo crea condiciones que favorecen las epidemias y  la migración de roedores a las viviendas durante la inundación, sino también la reproducción de mosquitos en los charcos de agua estancada, causantes del paludismo, el dengue, zika, chikungunya.

Desde noviembre, el Ministerio de Salud inició la campaña de etapa Invernal, con el objetivo de disminuir la transmisión de enfermedades transmitidas por el Aedes aegypti.

La autoridad sanitaria aplicará 828.299 dosis de vacuna para niños y niñas de 6 a 35 meses y 3.812.483 vacunas para el resto de grupos de riesgo.

Además, en la región Costa se prevé la fumigación intradomiciliaria de 1’532.401 casas y se tiene previsto el control de larvas en 2’392.171 viviendas. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP