Tres expediciones con balsa manteña se exponen en el MAAC

- 11 de julio de 2018 - 00:00
Vital Alsar dirigió tres expediciones para comprobar la fortaleza y tecnología de las balsas fabricadas en la era precolombina.
Fotos: cortesía

Las tres expediciones transoceánicas llevadas a cabo por Vital Alsar y diversos tripulantes, entre los años 60 y 70, evidenciaron la viabilidad de la navegación prehispánica por medio de la balsa Manteño-Guancavilca.

La primera de estas expediciones se llamó “La Pacífica” y se hizo el 23 de octubre de 1966. Luego de 143 días de navegación, la balsa fue recogida, desintegrándose, rumbo a la isla de Cocos frente a Costa Rica, y luego destruida por moluscos llamados “teredos”.

El 29 de mayo de 1970 se hizo “La Balsa”. Esta vez, luego de 160 días los tripulantes, dirigidos por Vital Alsar, llegaron a Mooloolaba, Australia. En ese entonces, el presidente Velasco Ibarra dio la orden de zarpe con la célebre frase “Hombres como usted hacen la historia”.

El 27 de mayo de 1973 se hizo la tercera y última expedición, y se denominó “Los Huancavilcas”. Luego de casi 6 meses de viaje llegaron a Mooloolaba, el 20 de noviembre de 1973, en una travesía de 400 millas náuticas.

Los registros de estos viajes se integraron a la muestra permanente (10.000 años del Antiguo Ecuador) del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC). 

El sistema de guaras o timones y las velas de estas balsas antiguas permitieron que la nave soportara su rumbo a través de las corrientes transpacíficas.

El capitán Vital Alsar sostuvo sobre esta tecnología prehispánica que “los marinos experimentados en las altas culturas de América del Sur y Centroamérica, lo sabían todo acerca del movimiento del Sol, de la Luna y de las estrellas y resulta razonable suponer que usaban este conocimiento para guiarse a través del vasto océano. Su utilización de las guaras es una clara prueba de un sistema de navegación depurado”.

Este viajante consideraba que “deberíamos haber almacenado nuestra agua potable de la misma manera que lo hacían los indios. Usaban gruesas cañas de bambú en las que rompían los nudos internos y echaban el agua dulce por un agujero de un extremo. Luego, empleaban resina como un tapón”.

La muestra estará durante el año en el MAAC. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: