Ecuador, 23 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Mauricio Riofrío Cuadrado

Espaldas bien guardadas

08 de mayo de 2024

Cuando de reuniones o cumbres internacionales se trata, el protocolo diplomático exige la consabida “foto de familia”. El único propósito es el registro para la historia de los asistentes y protagonistas de los acuerdos, desacuerdos y compromisos a los que han llegado en nombre de sus países.

En la última Reunión Ministerial efectuada en los Estados Unidos de Norteamérica, previa a la suscripción de la Declaración de Los Ángeles sobre migración y protección, la secretaria de Relaciones Internacionales de México, Alicia Bárcena, tuvo una descortés actitud con la Canciller ecuatoriana, señora Gabriela Sommerfeld. Le dio la espalda para la posteridad, con premeditación y alevosía.

En la vida, el “saber estar” es una obligación sine qua non, más aún para los diplomáticos, cuando sobre sus hombros está la responsabilidad de la representación de un país. No se trata de un tema personal que también implica compostura y buen talante. Se trata de dar la talla para que millones de personas se sientan dignamente representadas.

Alicia, la secretaria, no estuvo a la altura de las circunstancias. Su presidente tampoco. Durante el último sexenio, el bochorno y la confrontación innecesaria han sido la impronta del periodo presidencial de AMLO. Pasará a la historia como el mandatario financiado y manejado por el narcotráfico. Todavía no se ha borrado, ni se borrará del imaginario y la retina continental aquella escena en donde el presidente de todos los mexicanos abrazó muy tierna y fraternalmente a la madre del Chapo Guzmán. La gente decente le da la espalda a los delincuentes y a la impunidad. Ser y parecer.

La prudencia, dignidad y señorío de la Canciller ecuatoriana no sorprende. Semanas atrás, soportó estoicamente en la Asamblea Nacional los gritos destemplados de la oposición revolucionaria que se jacta de ser ciudadana, cuando lo que buscan es una agenda política de protervos intereses, todos relacionados con el innombrable. Los seguidores del Grupo de Puebla y el Foro de Sao Paulo van de tumbo en tumbo, para vergüenza de sus ilusos partidarios.

Alicia, la secretaria, seguramente pensó que estaba en la vecindad del chavo y se le ocurrió la “brillante” idea de hacerle un desaire a su “enemiga” ecuatoriana, sin percatarse de que ha quedado en ridículo ante la prensa y opinión internacional. Pobrecilla Alicia, pobrecillo AMLO. Para ejercer el poder, hay que estar preparado y se debe contar con cualidades especiales. La humildad, dignidad, generosidad, benevolencia y, desde luego, la dignidad, son algunos de los pilares fundamentales para ser gobierno. Quien no los tenga, tropezará tarde o temprano, y esa caída pasa costosa factura.

En la foto para la posteridad, la señora Canciller ecuatoriana, sonreída, pareciera estar pensando: “tranquila, querida Alicia, tus espaldas están bien guardadas”. En cambio, por el contrario, vistos los innumerables ejemplos del socialismo del siglo XXI, ni hablar de darles la espalda. Sería “dar papaya” para un asalto perfecto.

      

Contenido externo patrocinado