Las autoridades anunciaron que el precio de 5.626 ítems será regulado en 2 meses

“Se pondrá orden a la competencia desleal”

- 23 de julio de 2014 - 00:00
En el país hay más de 4 mil farmacias independientes con precios referenciales, comenta René Viteri, representante del gremio de pequeñas droguerías. Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Las autoridades anunciaron que el precio de 5.626 ítems será regulado en 2 meses

A Ximena Acosta le detectaron gastritis hace 2 años. Por ello debe comprar Omeprazol de 40 miligramos. Ella denuncia que los costos varían en cada farmacia y eso afecta  su economía.

EL TELÉGRAFO visitó varias farmacias para constatar el precio del medicamento. Una cápsula cuesta 50 centavos en una farmacia independiente, 58 centavos (con descuento) en una cadena farmacéutica y 40 en otras farmacias reconocidas.

Mientras que el medicamento Ranitidina de 150 mg, que es para esta misma dolencia, tiene el valor de 12 a 15 centavos.

Así también ocurre con el analgésico Buprex, cuyo precio varía entre 25 y 50 centavos, las pastillas anticonceptivas Yaz valen entre $ 14 y $ 16, mientras que las cápsulas Uvamin para infecciones en las vías urinarias están entre 26 y 40 centavos.

René Viteri, presidente de la Unión Nacional de Propietarios de Farmacias, reconoce que falta que haya una regulación en los valores, por lo que celebra la aprobación de un reglamento de fijación de precios que estará listo en septiembre. “Es una herramienta muy valiosa porque se pondrá  orden a la competencia desleal que está liderada por los monopolios de 3 o 4 familias”, cuestiona Viteri.   

Comenta que en el país funcionan 4.500 farmacias independientes y más de 3 mil que se deben a grandes distribuidoras, pese que el número sea menor, asegura, que acaparan el mercado. Por ejemplo, se refirió a cadenas de farmacéuticas grandes que se asocian a boticas más pequeñas.

Agrega que la publicidad engañosa y excesiva incide para que las personas se automediquen y adquieran mayor cantidad de fármacos. “Es tan ilógico que presenten una publicidad de productos sensibles y al final de la propaganda salga el mensaje ‘Si las molestias persisten, consulte a su médico’. Esto no debería enunciarse pues se supone que nosotros debemos salvaguardar la salud de la población”, puntualiza Viteri, no sin antes comprometer su apoyo a la regulación.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: