ENTREVISTA

La quimioterapia intraperitoneal hipertérmica, una alternativa para pacietes oncológicos

La administración de quimioterapia intravenosa se hace poco efectiva y el riesgo de recurrencia del cáncer se hace cada vez mayor.
22 de octubre 11:20

La carcinomatosis peritoneal, tradicionalmente, se consideraba como una de las enfermedades incurables. Sin embargo, la tecnología y los avances en la investigación para encontrar la cura contra el cáncer, han demostrado que la quimioterapia intraperitoneal hipertérmica (HIPEC) se ha convertido en una esperanza para muchos pacientes con estadios avanzados de cáncer.

La carcinomatosis peritoneal es el cáncer metastásico que originalmente se encontraba en órganos como el apéndice, ovarios, páncreas o estómago e inevitablemente, al traspasar a la zona peritoneal, siendo esta de una extensa superficie, se convierte en una enfermedad muy difícil de tratar. La administración de quimioterapia intravenosa se hace poco efectiva y el riesgo de recurrencia del cáncer se hace cada vez mayor. 

ara explicar este tratamiento, este diario habló con el Dr. Omar Llaguna, cirujano oncólogo del Hospital Memorial Healthcare System en el Sur de la Florida.

¿Cómo es este tratamiento y en qué tipos de cáncer funciona?

Normalmente la quimioterapia se da vía intravenosa para que circule a través de la circulación y vaya a los diferentes órganos. Hay algunos cánceres que tienen la predisposición que -en vez de pasar a través del sistema linfático y a través de la circulación- implanta tumores que están en la superficie del intestino u otros órganos (…) Tiene un margen que no permite que la quimioterapia intravenosa llegue bien y en un alto nivel de concentración.

Esta quimioterapia ayuda a matar las células que persisten en el abdomen, que pueden con el tiempo volver a crecer. Es un tratamiento directamente a la célula que siguen en el abdomen.

¿Cómo es ese proceso?

Si por ejemplo, una paciente tiene cáncer de ovario, la enfermedad empieza en este órgano, pero las células cancerígenas se riegan en el abdomen y causan implantes a través de la cavidad abdominal. Entonces la primera parte del tratamiento es llegar con una operación donde se elimina todo el tumor visible, todo lo que esté involucrado.

El abdomen se abre y se puede ver que hay un tumor que está invadiendo el colon, el intestino delgado, puede estar pegado a la vesícula (…) Lo que se hace es una operación donde se elimina todo el tumor visible. Obviamente si tiene un cáncer de ovario este se tiene que removerse; si hay implante en la matriz se la remueve, y si hay implante en el colon se remueve una parte, pero la idea es limpiar el abdomen de manera que no haya tumor visible.

Aunque todo el tumor se removió, no hay nada que se vea, se sabe que hay células que persisten ahí que con el tiempo pueden regresar y es donde se aplica la quimioterapia intraperitoneal hipertérmica. Se pone dentro del abdomen 2 catéteres, después que los 3 litros (de una solución) están en el abdomen y llegan a una temperatura de 41 o 42 empieza un proceso (…) Es un lavado de quimioterapia dentro del abdomen que está lavando toda la superficie del intestino y retira las células que puedan estar ahí, que microscópicamente no se ven pero pueden volver.

Para que quede claro se trata de una forma innovadora de administración de altas concentraciones de quimioterapia caliente, entre 41 -43 grados centígrados durante aproximadamente 90 minutos, directamente a la cavidad abdominal. Esta técnica ha demostrado ser efectiva en pacientes que buscan extender su esperanza de vida o mejorar su calidad de vida actual, ya que solo puede ser utilizada en estadios de cáncer muy avanzados.

El momento de su aplicación es, generalmente, durante la cirugía de extirpación del tejido dañado. Sus principales beneficios son: minimizar los efectos secundarios de la quimioterapia, ya que se administra directamente en la zona afectada. Al mismo tiempo, la solución caliente permite eliminar más fácilmente las células cancerígenas, ayudando a penetrar más profundamente en las superficies peritoneales donde se esconden las células cancerosas invisibles al ojo humano.

La combinación de cirugía agresiva y HIPEC es prometedora como una posible cura para muchos pacientes que tratan cánceres avanzados que se han diseminado a la cavidad peritoneal. La investigación respalda su uso en pacientes seleccionados con cáncer colorrectal, apendicular, gástrico, de ovario y mesotelioma avanzado.

¿Este tipo de procedimiento no es tan invasivo como la otra quimioterapia intravenosa?

Sí, es más invasivo (…), la quimioterapia es un medicamento intravenoso pero este procedimiento es agresivo en el sentido que estamos lidiando con pacientes que tienen enfermedades avanzadas, que inicialmente era contraindicado operar por el volumen de la enfermedad. Estamos haciendo una operación grande, agresiva, pero nos reforzar la operación y que esta no sea en vano y que no regresen esos tumores que removimos. No es una alternativa, es un tratamiento para pacientes donde la quimioterapia intravenosa no ha funcionado bien, porque esta no se concentra bien dentro de la cavidad abdominal.

Si alguien tiene cáncer de colon y de ahí se pasó al hígado, esa metástasis, cuando le dan quimioterapia es a través de las venas, en cada circulación, entra al hígado, puede atacar el tumor dentro del hígado, pero nosotros estamos hablando de tumores que no están dentro de los órganos sino en la superficie de estos, son implantes, donde la quimioterapia intravenosa no llega bien, no llega a una concentración suficiente para tener efecto. Aquí se la estamos dando directamente a la superficie del intestino, de la cavidad abdominal, es un tratamiento completamente diferente para un tipo de metástasis que no responde bien a la quimioterapia intravenosa.

¿Le ayuda al paciente a mejorar su calidad de vida?

Estamos con un paciente que tiene cáncer de colon, de recto, que ya se ha pasado a la cavidad abdominal, eso se considera una presentación ya terminal de la enfermedad, esos son pacientes donde la única opción de tratamiento es una quimioterapia paliativa para tratar de hacer que no progrese, pero ya está a término. Siempre que se pueda ofrecer una operación hay el potencial para una cura, porque técnicamente cuando uno está con un proceso maligno tiene que ser que el tumor se pueda remover por completo y que pase un tiempo donde no regrese.

Mientras que haya tumor visible se tiene que dar tratamiento, se tiene que dar quimioterapia, operar y eliminar toda la enfermedad visible, es decir que hay la posibilidad de curar al paciente (…)  en diferentes enfermedades principalmente en ovarios, cáncer de colon, algunos cáncer gástricos la sobrevivencia mejora en los pacientes que operamos, con esta operación que es agresiva y agregamos este medicamento.

Si una mujer tiene un tumor en el ovario y las células cancerosas se riegan dentro de la cavidad abdominal y caen sobre la vesícula y ahí van creciendo, esas son las enfermedades y hacemos operación directa y hacer un lavado encima de la cirugía. (I)