El divorcio entre los postres y los diabéticos llega a su fin

- 22 de septiembre de 2019 - 10:13

En Ecuador, el 8,9% de la población vive con diabetes. Su alimentación es clave para manejar un nivel adecuado de glucosa en la sangre. En Quito se hacen postres sin azúcar ni gluten.

A escala nacional la diabetes (una enfermedad generada por el exceso de glucosa en la sangre) es la segunda causa de muerte en mujeres y la tercera en hombres, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

La alimentación de estos pacientes, que representan el 8,9% de la población nacional, es clave en el tratamiento, pues les permite controlar los niveles de azúcar en la sangre y evitar riesgos, indica el médico internista Raúl Calderón.

El especialista recomienda elaborar un plan nutricional para mejorar su calidad de vida.

El nutricionista Gustavo Enríquez indica que no hay una regla general en cuanto cada paciente tiene necesidades distintas. Sin embargo, el denominador común es el alto contenido de nutrientes combinado con el  bajo contenido de grasas y calorías.

Su dieta debe incluir y aumentar el consumo de alimentos ricos en fibras, debido a que ayudan a controlar la glucemia, así como consumir alimentos de bajo índice glucémico, es decir, que no favorezcan el aumento del azúcar en la sangre.

Además de eso, evitar comida que contenga grasa, por el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas.

Enríquez explica que durante la digestión, los azúcares (carbohidratos simples) y los almidones (carbohidratos complejos) se descomponen en glucosa en la sangre; por ello, recomienda elegir carbohidratos saludables: frutas, vegetales, cereales integrales, legumbres y frijoles. Así como lácteos bajos en grasa, como leche y queso.

En Ecuador, la fundación Heifer trabaja en un proyecto basado en la agroecología llamado “El futuro de la alimentación es hoy”. Entre las acciones que implementa está la creación de una plataforma en la que los campesinos puedan ofertar sus productos.

Rosa Rodríguez, directora de la organización, indica que la idea es hacer canastas de productos orgánicos y saludables para grupos poblacionales específicos, como las personas con diabetes y los deportistas.

La idea es contribuir con la mejora de la alimentación de los ecuatorianos respetando los ciclos de la naturaleza y sin usar químicos, indica la funcionaria, quien reconoce que lo más saludable es ingerir en casa, al menos una de las tres comidas del día.

Con ello coincide Enríquez y señala que, en el desayuno, una persona con diabetes puede optar por un café o té, un huevo duro, dos rebanadas de jamón, pan integral y un vaso de jugo natural.

En la media mañana puede consumir  una fruta, evitando el banano por sus altos niveles de azúcar. En el almuerzo, la opción es una sopa de legumbres y un pollo al horno.

Y quienes crean que los diabéticos están destinados a privarse de los postres están equivocados.

Una muestra de ello es la cafetería Maracuyá Sugar Free, ubicada en el norte de Quito. Daniela Moreano, maestra pastelera y una de las propietarias del negocio,  elabora postres sin azúcar ni gluten porque en su circulo familiar y el de su pareja, David Romero, muchos viven con diabetes

 Los postres de Moreano contienen endulzantes artificiales que tienen como base la sucralosa y la harina, no de trigo, la elabora ella. 

En el mostrador de la cafetería se exhiben tortas de maqueño, mojada de chocolate, tres leches, mousse de maracuyá con leche de coco, galletas, entre otros postres.

Cada uno de estos alimentos cuentan con un pequeño letrero en el que se especifica la cantidad de calorías y carbohidratos. Una porción de mojada de chocolate (100% cacao) tiene 280 calorías y 30 carbohidratos.

Desde este año, la cafetería ofrece platos con sal, como una lasaña que no contiene harina, sino verde. Esta es una opción de almuerzo para los diabéticos, indica Romero.

El nutricionista Enríquez agrega que es muy importante la regularidad en las comidas para prevenir la hipoglucemia (o descenso de azúcar en la sangre) o la hiperglucemia. Se debe hacer cinco comidas mínimo.

No solo la alimentación es clave, hacer actividad física, como caminar de 30 a 60 minutos diarios, ayuda a controlar el nivel de azúcar porque el músculo utiliza la glucosa durante el ejercicio, explica Calderón. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo