“Pasarela sin fronteras” aspira a romper estereotipos afroecuatorianos

- 13 de junio de 2019 - 00:00
Parte de los modelos convocados al evento “Pasarela sin fronteras”, el 15 de junio, en la explanada del MAAC. En total, 14 hombres y 16 mujeres están preparados en fotopose y etiqueta social.
Fotos: César Muñoz / EL TELÉGRAFO

Los diseñadores Alfonso Berra, Ámbar Zambrano y Ninfa Yépez son los encargados de vestir a este grupo de modelos de escasos recursos. El objetivo del desfile es proponer nuevos talentos para las marcas publicitarias.

A inicios de año, Dayana Copete recibió una gran noticia, era la imagen en Sudamérica de una marca de gaseosa que se consume a nivel mundial.

La joven de 21 años, quien reside en el Guasmo y se dedica al modelaje desde los 14, recordó que lograrlo fue difícil. En su caso no tenía  un referente, así que pensó en ser esa vitrina para los jóvenes de su comunidad afroecuatoriana.

Llena de ilusiones abrió en febrero una academia a bajo costo. No obstante, los jóvenes no tenían dinero para solventar esos gastos, aunque eran mínimos.

La historia le era familiar, pero eso nunca la detuvo. “Me puse a pensar: si estoy en el lugar para ayudar a mi gente, lo voy a hacer. La mayoría de mis seguidores en redes son negros, así que hice una convocatoria a casting en Facebook y este es el resultado final”, dice la también estudiante de Administración de empresas.

Copete reconoce que el propósito de su primer desfile, al que ha denominado  “Pasarela sin fronteras”, es netamente personal: generar un cambio del estereotipo de los afroecuatorianos del país.

“Siempre veía que en todas las pasarelas y castings yo era la única negra. Mi propósito es cambiar el estereotipo de belleza. Aunque acá no hay un racismo directo, el ecuatoriano no está acostumbrado a ver a afrodescendientes en otras actividades que no sean deportivas. Y somos el 7,2% de la población”.

El desfile se efectuará el 15 de junio en la explanada del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC), en el Malecón 2000.

Etnia, religión y artesanía
Para presentar su primera puesta en escena, Copete decidió apostar por tres diseñadores que sean totalmente diferentes, pero que se complementen a la vez. Es así como mezcla su etnia con la religión y la artesanía.

“Quería algo diferente, porque mis modelos son totalmente diferentes. Mi objetivo es que las agencias de publicidad y las marcas encuentren un plus en esta pasarela y que salgan del modelo convencional para sus publicidades. Es así como decidí apostar también por diseñadores completamente opuestos”.

En el caso de Alfonso Berra, sus diseños son muy elegantes, con el plus de que cada uno es representativo de una etnia distinta. Es decir, juega mucho con las telas de las culturas afro e indígena de Ecuador.

Ámbar Zambrano, por su parte, se ha enfocado en el diseño de la alta costura para mujeres cristianas y tiene una amplia gama de modelos muy conservadores, pero modernos a las vez.

Mientras que Ninfa Yépez, en cambio, es una artesana que pinta sus telas con sus propias manos. Esto hace que cada una de sus piezas sea única.

Emilia Aguirre, alumna de Dayana Copete, comenta que la conoció en una antigua escuela donde era parte del staff de profesoras de modelaje.

“Mis expectativas son muy grandes porque aunque este proyecto comenzó hace un mes y medio, ya hemos conseguido el interés del público y hemos tenido eventos”, detalla Emilia Aguirre.

La joven de 18 años, comenta que han efectuado varias sesiones de fotos, incluso algunas ya han salido en programas de televisión.

“En la mayoría de las agencias en las que he estado no aprendí ni a caminar (como modelo). Es decir, no se avanzó en nada. Con ella (Copete) aprendí mucho. Además, las modelos queremos que nos vean las agencias”, agrega Aguirre.

Sara Delgado, de 9 años, expresa que ella llegó a la convocatoria por medio de Facebook, ya que desde hacía un año le pedía a su mamá que la inscribiera en un curso de modelaje.

Elian Altafuya, de 16 años, por su parte, llegó por un mensaje directo en su buzón. Recuerda que luego de que vieron sus fotos, Dayana le hizo la propuesta y así comenzó con esta aventura.

“Mis padres me apoyan, pero debo mantener altas mis notas. Me parece lo justo”, dice Altafuya.

Emily, de 14 años, mide 1,82 m, sabe la ventaja que eso significa en el mundo de la moda y busca aprovechar esta oportunidad.

“‘Pasarela sin fronteras’ representa esa oportunidad que rara vez alguien encuentra. Creo que reúno todas las condiciones y la miss Dayana me ha preparado. Siento que estoy lista”, manifiesta la adolescente. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo