Pacientes renales exigen pago para los prestadores de servicios

- 11 de agosto de 2020 - 00:20
Cortesía

Victoria Haro es una de las personas que han acudido a los ocho plantones que han realizado los pacientes de diálisis en Guayaquil, por la escasez de insumos para su tratamiento.

Haro no es paciente renal pero sí su hermana y teme por su salud. Ella representa a los familiares de pacientes renales en el puerto principal y cuenta que en las clínicas privadas que son prestadoras de servicios del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS)  y del Ministerio de Salud Pública (MSP), se están agotando los insumos médicos.

"Ellos hacen el esfuerzo por apoyar, pero en algún momento ya no van a poder subsanar todos los gastos. Entonces qué haríamos ahí, porque se pueden retirar los médicos, incluso están despidiendo a los que trabajan ahí porque no tiene cómo pagarles y los insumos médicos se están agotando", señala la mujer.

Asimismo reflexiona: "las diálisis para un paciente renal son la vida de ellos, si no se las hacen se llenan de toxinas, se hinchan y poco a poco se van deteriorando. No estamos pidiendo caridad, estamos tratando de que nos apoyen".

Cristina Freire, vocera de la Asociación de Centros de Diálisis del Ecuador, indica que en el país existen 14.500 pacientes renales que se atienden en 85 centros privados. Sin embargo, no  pueden dializarse con normalidad porque los insumos están escaseando.

"Ya algunos centros de diálisis han devuelto pacientes, es decir que ya no los están atendiendo y en otros lo que se ha hecho es bajar las veces que se hacen las diálisis. Si antes les hacían tres, que es lo normal que siempre se hace a todo paciente renal, ahora son dos porque ya los insumos no alcanzan y el personal tampoco porque está renunciando, porque no estamos al día en los pagos, porque se les debe seis y hasta ocho meses de sueldo", precisa Freire.

La deuda, según la Freire, asciende a $ 210 millones, desde octubre de 2019.

La respuesta que han obtenido -menciona la vocera- es que por el tema de la pandemia no hay presupuesto, y "el MSP direcciona a Finanzas y dicen que (esta cartera) no les ha dado el presupuesto y en cambio Finanzas dice que como no han pedido factura los del MSP, no pueden hacer nada porque sin factura en el sistema consta como que no hay deuda".

Ante la crisis sanitaria, según Freire, de los 14.500 pacientes renales, 600 han muerto por el viris del covid-19 sumado a que no se han podido dializar.

El costo de una diálisis es de cerca de $ 121; al mes teniendo en cuenta que son tres por semana sería $ 1.456.

Ante esta situación, este Diario solicitó información al MSP y vía correo electrónico indicaron que: "Los centros de diálisis que prestan servicios al MSP son 82 y los pacientes en diálisis amparados por el MSP son 8.167".

Asimismo, la entidad refirió que "todo proceso de pago por compra de servicios de salud, debe cumplir con la norma técnica de relacionamiento que prevé los tiempos para la revisión de los expedientes por medio de la auditoría de calidad de la facturación de los servicios de salud; mientras no se termine este proceso no se considera una deuda, ya que está sujeta a que existan objeciones durante el proceso de auditoría; por consiguiente, no se puede confirmar este valor de deuda que se menciona".

Para Dora García, de la Asociación de Pacientes Renales de Ecuador, Núcelo Guayas, con el tema de la pandemia se vio que el sistema de salud no estaba preparado para eso, "mucho menos los centros de diálisis que no tenían los recursos necesarios para sostener lo que ya se venía que era el tratamiento, todo se encareció y eso afectó".

García detalla que por la crisis sanitaria los centros de diálisis no tenían para darles todas las normas de bioseguridad a los pacientes y eso hizo que muchos fallecieran.

"Solo en Guayas fallecieron aproximadamente 500 pacientes por el covid-19, pero además porque no estaban completamente preparados para poder atender a los pacientes, con la falta de protocolos y todo eso".

Ella menciona que la situación no solo está afectando el derecho a la salud de estos pacientes, sino su salud emocional, más aún que por la falta de recursos, estos pacientes no reciben el tratamiento completo.

Añade que el tratamiento consiste de tres diálisis a la semana, "eso les limpia el cuerpo, imagínese si se las reduce a dos, ese paciente puede morir".

Las diálisis

El nefrólogo Miguel Unda explica que la diálisis es un proceso donde se extrae del paciente las diferentes toxinas, el excedente de agua que se genera en él porque tiene una falla renal," a este tipo de terapia se la puede considerar como terapia renal sustitutiva porque sustituye las funciones propias del riñón".

Entonces -menciona- la diálisis es un procedimiento que contempla pacientes con una enfermedad renal crónica y es cuando se prescribe la adecuación de diálisis tres veces por semana, "porque es lo que fisiológicamente se puede estimar a la comparación de un riñón que funciona 24 horas, siete días a la semana".



Unda señala que si bien eso no es una regla exclusiva, pues dependiendo de la condición renal de cada paciente se le puede prescribir dos diálisis por semana, este es un procedimiento no mecánico sino autónomo, que se prescribe dependiendo de la condición clínica de cada paciente.

"Lo que normalmente se contempla es que estos pacientes que ya están con una enfermedad renal crónica se deben realizar tres veces por semana". (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP