ENTREVISTA

Mauricio Heredia: “La sobrevida global de los pacientes con Linfoma aumentó en el 40%”

- 24 de septiembre de 2020 - 16:33
Cortesía

A diferencia de otros tipos de cáncer, este es sintomático y se caracteriza por la inflamación de los ganglios.

El Linfoma no Hodgkin (también conocido como linfoma o NHL, por sus siglas en inglés) es un cáncer que comienza en los glóbulos blancos llamados linfocitos que forman parte del sistema inmunitario del cuerpo. El NHL afecta con más frecuencia a los adultos, aunque los niños también pueden padecerlo.

Pero cuál es la realidad actualmente respecto a esta enfermedad. El hematólogo clínico, Mauricio Heredia, se refiere a esta patología e indica que no está relacionada con la herencia genética.

¿Cuál es la incidencia del Linfoma no Hodgkin en Ecuador, América Latina y el mundo?

En el mundo, de acuerdo con la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, el promedio de incidencia de Linfoma no Hodgkin es de 11 casos por 100.000 habitantes. Ocupa el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer tanto en hombres como mujeres, permaneciendo estable en los últimos años. Cerca de 120.000 nuevos casos de esta enfermedad se diagnostican cada año en Latinoamérica y el Caribe.

En el Ecuador, en 2018, se reportaron 1.466 casos de Linfoma no Hodgkin, ocupando el sexto puesto en frecuencia de todos los tumores malignos.

De mil personas (de ser la muestra) ¿cuántos casos son positivos para esta patología?

Sería 0.1

¿Cuáles son las principales causas para la aparición de esta enfermedad, es acaso genética o hereditaria?

Generalmente los cambios genéticos relacionados con el Linfoma no Hodgkin son adquiridos durante la vida y no heredados. Los cambios genéticos adquiridos pueden ser el resultado de la exposición a la radiación, a sustancias químicas que causan cáncer, o infecciones, aunque con frecuencia estos cambios ocurren sin explicación aparente.

Parecen ocurrir con mayor frecuencia a medida que envejecemos, lo que podría ayudar a explicar por qué la mayoría de los linfomas ocurre en personas de edad avanzada.

¿Es asintomática igual que otros tipos de cáncer?

No, es sintomática y presenta además algunos signos: La mejor manera de encontrar el linfoma en sus etapas iniciales consiste en prestar atención a los posibles signos y síntomas. Uno de los síntomas más comunes es el agrandamiento de uno o más ganglios linfáticos, lo que causa una masa o protuberancia debajo de la piel, la cual usualmente no es dolorosa. Esto se presenta con más frecuencia en el lado del cuello, en las axilas o en la ingle.

Otros síntomas pueden incluir fiebre, escalofríos, sudoración nocturna, pérdida de peso, sensación de cansancio e hinchazón en el abdomen. Con más frecuencia estos síntomas tienen otras causas distintas al linfoma, pero es importante que usted sea examinado por un médico, especialmente si los síntomas no desaparecen o empeoran.

Si es detectado a tiempo, ¿la persona se puede curar o alargar su supervivencia?

Si bien es cierto algunos tipos de Linfoma no Hodgkin son incurables, se comportan indolentemente, es decir, no son agresivos y existe varias líneas del tratamiento para el mismo.

Otros linfomas son agresivos de comportamiento heterogéneo, curables y no curables. En todos los casos hay líneas de tratamiento que prolongan la supervivencia.

¿Qué efectos tienen la quimioterapia y radioterapia, teniendo en cuenta que es el crecimiento anormal de los linfocitos y estos tratamientos son invasivos?

La radioterapia detiene el crecimiento anómalo de los linfocitos en los ganglios, tejidos en regiones localizadas, es decir en los estadios iniciales.

La quimioterapia, que es un grupo de fármacos con diferentes características, actúa deteniendo la expansión maligna de los linfocitos en los ganglios, sangre, tejidos, órganos.

¿Por qué se inflaman los ganglios y hay aparición de protuberancias en distintas partes del cuerpo?

Los linfomas pueden empezar en cualquier lugar del cuerpo donde se encuentra el tejido linfático. Las principales localizaciones de tejido linfático son: Ganglios linfáticos: son grupos de linfocitos y otras células del sistema inmunitario que tienen el tamaño de un fríjol y que se encuentran por todo el cuerpo, incluyendo el interior del pecho, el abdomen y la pelvis. Los ganglios están conectados por un sistema de vasos linfáticos.

Bazo: es un órgano que se encuentra por debajo de las costillas inferiores en el lado izquierdo del cuerpo. El bazo produce linfocitos y otras células del sistema inmunitario. También almacena células sanas de la sangre y sirve como un filtro para eliminar células dañadas de la sangre, bacterias y desechos celulares.

Médula ósea: es el tejido esponjoso que se encuentra dentro de ciertos huesos. Es donde se producen nuevas células sanguíneas (incluyendo algunos linfocitos).

Timo: es un órgano pequeño que se encuentra detrás de la parte superior del esternón y frente al corazón. Tiene una función importante en el desarrollo de linfocitos T.

Adenoides y amígdalas: son conglomerados de tejido linfático en la parte posterior de la garganta. Ambas ayudan a producir anticuerpos contra los gérmenes que son inhalados o tragados.

Tracto digestivo: el estómago, los intestinos, así como muchos otros órganos, también contienen tejido linfático.

¿Es una opción la inmunoterapia molecular?

Sí, la sobrevida global de los pacientes con Linfoma aumentó en el 40% con la incorporación en el tratamiento de anticuerpos monoclonales específicos que combaten directamente a los linfocitos malignos.

El grupo de medicamentos biológicos como los Anti CD 20, llamados Rituximab (MABTHERA) y Obinutuzumab (GAZYVA) revolucionaron el tratamiento convencional en el Linfoma no Hodgkin.

¿Los exámenes de marcadores tumorales pueden detectar esta patología?

Los exámenes de marcadores tumorales son poco sensibles y no sirven para detección. La biopsia del ganglio, del tejido, sangre, en donde se pueda efectuar estudios de morfología celular, inmunohistoquímica, citometría de flujo; incluso estudios biomoleculares son la primera opción de diagnóstico siempre.

¿Cuándo aparecen los síntomas y cuáles son?

Algunos síntomas y signos comunes son: Inflamación de los ganglios linfáticos, escalofríos,  pérdida de peso, cansancio (sensación de estar muy agotado), hinchazón del abdomen, sensación de llenura después de comer solo una pequeña cantidad de comida, dolor o presión en el pecho, tos o dificultad para respirar, infecciones graves o frecuentes, tendencia a presentar fácilmente moretones o sangrados.

También, algunas personas con Linfoma no Hodgkin presentan lo que se conoce como síntomas B: Fiebre (puede ser intermitente durante varios días o semanas) sin una infección, sudoración profusa durante la noche, pérdida de peso involuntaria (al menos 10% del peso del cuerpo durante seis meses).

¿El país está preparado para atender estos casos o aún faltan políticas públicas y preventivas?

Creo que aún faltan políticas preventivas en atención primaria en salud así como en diagnóstico temprano.
En lo que se refiere al acceso al tratamiento existe universalidad, ya sea desde atención privada como por parte de la red integral de salud compuesta por Ministerio de Salud Pública (MSP), IESS, Fuerzas Armadas, con un manejo estandarizado a protocolos internacionales en primera línea de tratamiento. Para los casos de recaídas, refractarios, existe aún dificultad para el diagnóstico como para el tratamiento. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP