Productora rescata el legado musical de Cotopaxi

- 04 de septiembre de 2018 - 00:00
Para el cantautor es importante contar, mediante alegres melodías, las bondades de la tierra que lo vio nacer. Componer distintas tonalidades es una forma de recobrar las raíces musicales de la provincia.
Foto: Silvia Osorio / EL TELÉGRAFO

La canción “Masquita linda” ha sido interpretada por el Grupo Cumbre, cuyos integrantes, junto con los ancestrales sonidos del rondador, la flauta, el charango y el tambor, la dieron a conocer.

“Masquita linda” se llama la canción con matices y arreglos andinos que creó Édgar Núñez hace siete años. Su letra es inédita, escrita para exaltar la gracia de las mujeres latacungueñas.

Para el cantautor es importante contar con música las bondades de la tierra que lo vio nacer. La canción ha sido interpretada por el Grupo Cumbre, quienes apoyados en los ancestrales sonidos del rondador, la flauta, el charango y el tambor la dieron a conocer.

“Este amor que profeso como testigo está mi ciudad, y un volcán que se enamora cuando mira tu caminar, Masquita linda…”, impregnado de gran sentimiento es el coro del albazo.

Actualmente Núñez trabaja en coordinación con Freddy Cangui, productor musical, enfocado en apoyar los temas inéditos con el afán de crear una identidad musical en Cotopaxi. “Tenemos excelentes artistas, debemos aprovechar este talento”.

Cangui será quien preste su voz para el relanzamiento de la canción “Masquita linda” que será en noviembre durante las festividades de Latacunga al conmemorarse un año más de emancipación política.

Su trayectoria abarca más de 20 temas inéditos, que  fomentan el amor por la cultura, por el territorio y por las costumbres de cada sector de la provincia.

En este marco, Cangui recuerda la creación de la canción “Belisario Quevedo es mi pacha” (cumbia andina) como un ejemplo. La letra en honor a esta representativa parroquia rural de Latacunga significa hasta hoy un referente musical.

“Tuvo mucho impacto, incluso las radios nacionales nos llamaron para que la presentemos”.

Está próximo el lanzamiento de la canción “Putzalahua” titulado como el volcán de agua que se levanta en el sur oriente de Latacunga. Es un pasillo en el que se juntan todas las leyendas, su misticismo y el encanto natural de este cerro representativo de la ciudad.

La Secretaría Nacional de Comunicación (Secom) solicitó el permiso para utilizar el tema para matizar los temas interculturales.

Con ello se fomenta el conocimiento de la tradición oral que de acuerdo con Cangui se está perdiendo especialmente en la juventud. 

El grupo de trabajo de los músicos y compositores que quieren rescatar la identidad de los latacungueños a través de las  melodías está integrado también por Darwin Enríquez.

Conjuntamente escribieron un tema a la parroquia de Tanicuchi en que cuentan la historia y tradición que se levanta en este populoso sector conocido por ser cuna de ganaderos y agricultores.

Para Enríquez, quien se desenvuelve como profesor de música, el amor por lo propio es el detonante de sus melodías. Es nativo del cantón Pujilí al que dedicó varios temas inéditos.

Una de sus melodías “Pujilí para cantarte” fue el tema ganador del concurso de “La nueva canción a Pujilí”, realizado por el Departamento de Cultura del GAD Municipal del cantón.

Durante casi 15 años trabaja en el taller de música de la Universidad Técnica de Cotopaxi (UTC), donde formó el primer coro juvenil de la provincia que debutó en escenarios de todo el país, además conformó la escuela de interpretación musical que forma parte de la vinculación social de la UTC.

Para Enríquez la creación de lindas melodías “está ligada a la buena poesía y a la conservación de los ritmos típicos tradicionales que nos dejaron nuestros ancestros”.

Núñez, Enríquez y Cangui trabajan en la productora cotopaxense “Lamar” que se levanta en uno de los barrios más tradicionales de Latacunga; La Merced.

Es pequeña, modesta, adornada con colores cálidos, con una atmósfera envuelta de inspiración, de orgullo y cariño por el territorio de lo que alguna vez fue la provincia de León (Cotopaxi).

Cangui y sus compañeros están conscientes de la dificultad que conlleva emprender con temas inéditos, en el camino han cosechado triunfos, pero también fracasos. Consideran maximizar los primeros y minimizar los segundos para empaparse de positivismo y alegría.

Amantes de los pasacalles, sanjuanitos, albazos y yaravíes, su principal meta es exportar la música que tejieron los antepasados, contarle al mundo, por qué las melodías inspiradas en las costumbres, tradiciones y gente del país, son piezas de incalculable valor artístico y sentimental. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: