Un modelo de cuidado busca la igualdad de oportunidad

05 de septiembre de 2019 00:00

El Modelo de Atención y Cuidado Inclusivo (MACI), impulsado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), tiene como objetivo garantizar el derecho a la educación desde edad temprana e incrementar la calidad de vida de niñas y niños con discapacidad.

En México la iniciativa proveerá de las herramientas a 6.000 agentes educativos que laboran en los Centros de Atención Infantil con capacitación para darles

habilidades con la finalidad de que brinden atención inclusiva sin discriminación por razón de discapacidad a los menores.

Lorenzo Jiménez de Luis, representante en México del PNUD, enfatizó que en la región de América Latina y el Caribe existen 85 millones de personas con discapacidad que enfrentan mayores dificultades en su día a día.

La discapacidad “es causa y consecuencia de la pobreza” y a nivel individual las personas que la padecen tienen mayores obstáculos para acceder a un trabajo y la remuneración es más baja para ellos. 

A nivel familiar -dijo- hay un impacto en su condición de riqueza o pobreza, en la mayoría de los casos, ya que se generan gastos por la misma discapacidad.

Por ello, indicó Jiménez, esta propuesta contribuirá a que las personas con discapacidad tengan las mismas oportunidades que cualquier otra y no dejará a nadie fuera de un modelo sostenible.

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia  indicó que de acuerdo con la Encuesta sobre Discriminación 2017, el 58,3% de los discapacitados declaró que experimentó al menos una  situación de discriminación. (I)

Contenido externo patrocinado