Las autoridades recomiendan comunicar hechos en las comisarías

Fundación recibe una denuncia diaria por mascotas extraviadas

- 26 de abril de 2014 - 00:00

Las autoridades recomiendan comunicar hechos en las comisarías

María Esmeralda Cuzco Cruz aseguró haber sido estafada. Apenas supo que sus gatos, ‘Leo’ y ‘Pelucha’, se extraviaron, pidió ayuda a través de las redes sociales donde dejó su número telefónico.

Su inmenso amor  por las mascotas que había rescatado de la calle la impulsó a pagar una recompensa que le pidió un desconocido. “Me llamó un hombre y me dijo que un día en la noche pasaron unos chamberos con mis gatos y que ellos se los vendieron por 5 dólares”, relató.

Durante la conversación telefónica, el sujeto le indicó que vivía en Montañita (Santa Elena). Ella estaba dispuesta a viajar por sus mascotas, pero él le dijo que podía llegar a Guayaquil y entregarle los gatos. “Solo me pedía para la gasolina y le deposité 15 dólares en la cuenta bancaria de su esposa”. “Quedamos en encontrarnos frente a Correos del Ecuador, al norte de Guayaquil, pero nunca llegó”, reveló.

Esta modalidad de engaño no es nueva, según Mónica Cabrera, de la fundación Rescate Animal. La activista asegura que a diario, a través de las redes sociales, como Facebook y Twitter, reciben al  menos una denuncia parecida. “Se metieron a mi casa y me robaron el perro, o iba caminando y chamberos me apuntaron y me robaron solo mi mascota”, son otras acusaciones más recurrentes encontradas en redes virtuales.

Para Cabrera, los raptos de animales domésticos pueden estar relacionados con la reproducción forzosa de los animales para la venta ilegal o la posibilidad de pedir una recompensa por tratarse de “un miembro más de la familia”.

Hace 2 años, Diego Cervantes sufrió el robo de sus perros bulldog francés y terrier escocés, cuando delincuentes entraron a su casa.

La bulldog estaba entrenada para ayudarlo en la enfermedad de Parkinson, por lo que, para Diego, no se trataba de un animal corriente.

Luego de siete meses de intensa búsqueda, en la que consultaba portales web, como Mercado Libre, encontró a alguien que le dio una pista de dónde estaba uno de sus canes.

Con ayuda de la Policía llegó al sitio y encontró a su bulldog junto a otras mascotas en el patio de una casa con crías para la venta.

Internet facilita delitos

Mónica Chonillo, responsable del área de Denuncias de la fundación Trato Ético a los Animales (TEA) considera que internet “es un verdadero baratillo de la ilegalidad”, porque hay avisos de perros para la reproducción y comercialización de toda clase de razas.

“Incluso en Facebook existe una página llamada ‘Ventas, cambalaches y negocios de cualquier tipo’ en donde ofertan mascotas”, comentó. Dentro del mismo espacio de internet abundan las quejas de personas que aseguran haber sido estafadas.

El 22 de abril, Luly Quezada publicó desde su cuenta de Facebook la foto de una mujer, quien le había pedido dinero por devolverle a su mascota. La imagen coincidía con el nombre que otras cuatro personas  (incluyendo María Esmeralda) habían denunciado en redes sociales por estafa. En todos los casos la mujer pedía un depósito por el rescate de mascotas, que nunca fueron devueltas a sus dueños.

“Mi perro se perdió en Guayaquil y yo vivo en Cuenca... ya hice la denuncia pero, como todos saben, el quemeimportismo reina siempre. Solo le ruego a Dios que cuide a todos los animales perdidos y que a mi ‘Yogui’ lo tenga alguien de buen corazón. Si es humano, que me lo regrese”, escribió Luly, quien pagó en vano 80 dólares de recompensa.

El comisario de Salud del Guayas, Jack Dieb, sostuvo que el problema en la difusión de las redes sociales es que la ciudadanía cree en este medio de manera irresponsable. El funcionario añadió que la mejor manera de recuperar un animal extraviado es hacer la denuncia respectiva en una comisaría de Policía.

Además, enfatizó que es indispensable que los perros tengan implantado un microchip homologado o un tatuaje para su identificación, como lo señala el artículo 13 del Reglamento de Tenencia y Manejo Responsable de Perros, emitido en 2009 por los ministerios de Salud Pública y Agricultura.

Por su parte, María Cuzco optó por pegar carteles en las calles con las características de sus felinos. Y luego de 10 días de haber pagado por la devolución de sus gatos, ‘Leo’ regresó por sí mismo. Ahora espera que ‘Pelucha’ aparezca de la misma manera.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: