El aceite de oliva trae nuevos beneficios para la salud humana

18 de mayo de 2013 - 00:00

Palma, girasol, canola, maíz, soya u oliva  son algunos de los distintos tipos de aceite que se comercializan en el país, sean de procedencia extranjera o ecuatoriana.

De acuerdo con un estudio que realizó hace algunos años el Instituto Español de Comercio Exterior en Quito, Ecuador importa aceite de oliva y sus variedades (normal, virgen y extra virgen) desde España, Italia y Argentina, pero desde el 2005 se ha detectado un descenso en las ventas debido al alto precio del producto.  

“Los aceites que más se venden son La Favorita (compuesto de aceite de soya y de palma), y Girasol. Y en los de oliva, que son extraídos de la aceituna, están La Española (del país ibérico) y Snob (argentino)”, expresa Jorge Oñate, administrador del Nel Market, un supermercado de la vía a Samborondón.   

El gerente de este local señala que la diferencia de precios influye en la adquisición de los productos, ya que mientras el litro de aceite vegetal de cualquier marca está en un promedio de $ 2,50, la presentación de 250 mililitros de aceite de oliva (menos de medio litro) está entre los $ 3,60 y los $ 5.           

La diferencia de precios entre el aceite de oliva y los demás aceites vegetales y el costo de importación de las 3 variedades de este producto son las razones por las que los ecuatorianos no conocen mucho de los beneficios del aceite de oliva y no lo consumen tanto, indica Iván Chiriboga, jefe de Categoría de Aceites de la empresa Danec.

“El aceite de oliva no debe freírse a menos que sea de forma breve y siempre que no sea extra virgen, que es el menos procesado. En cambio con cualquiera que sea de palma se puede freír. Ese es el más conocido por los consumidores, mientras que el de oliva es el más sano”, señala Chiriboga.           

Los ecuatorianos no conocen mucho de los beneficios del aceite de oliva y no
lo consumen tanto
Chiriboga explica que por ese motivo es que la industria para la que labora investigó desde hace 20 años una hibridación de la palma y crearon uno al que nombraron Sioma, que equivaldría en valor nutricional, sabor, y beneficios al aceite de oliva producido en el Mediterráneo.

“Es un aceite altamente insaturado a diferencia del aceite normal de palma. En el procesamiento tratamos de mantener los beneficios del Betacaroteno que provee vitamina A y E al organismo. Además, tiene un nivel alto de ácido oleico que es lo que lo hace parecido al producto de la zona mediterránea”, indica el experto.          

“En mi familia siempre se ha utilizado aceite de girasol para las frituras, y el de oliva para las ensaladas”, comenta Teófilo Flores, un estudiante universitario de 24 años.

El joven señala que su madre  se ha preocupado por la alimentación de ellos, especialmente cuando a Flores le diagnosticaron la bacteria del helicobacter pylori hace 6 años.

De acuerdo con la nutricionista Carola Andrade, son varios los beneficios del aceite de oliva frente a otros derivados vegetales. “El aceite de oliva tiene una mayor concentración de ácido oleico. Este es un ácido graso no saturado que ayuda a la salud cardiovascular, es decir, protege al corazón”.

Asimismo, recalca que el precio es un problema porque es importado, y que una alternativa sería el aceite de aguacate aunque -señala-  su producción en el país aún no se da de forma masiva. La nutricionista indica que el aceite de oliva, como los demás productos oleicos, deben ser usados como acompañantes por tener una cantidad elevada de calorías.

“Cuando se lo consume produce en el cuerpo colecistoquinina, que es la que regula la sensación del apetito, y ayuda a controlar el colesterol de densidad muy baja (LDL)”, detalla. Andrade menciona que el aceite de oliva también tiene efectos antioxidantes en la membrana celular, posiblemente anticancerígena, y regula la acidez gástrica. “Penetra menos en el alimento, por lo que es una buena opción para freír”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: