El distanciamiento se mantendrá por años

Evitar lugares concuridos y mantener un buen aseo de manos son las medidas que expertos sugieren mantener, incluso fuera del aislamiento.
29 de abril de 2020 00:00

Medidas tan simples como mantener una distancia prudencial de al menos un metro y medio, son las recomendaciones que debe acatar la ciudadanía en la transición desde la fase de aislamiento a la de distanciamiento, que empezará el próximo 4 de mayo.

Lo anunciado es parte del pedido de corresponsabilidad ciudadana que hizo el Ejecutivo para la fase de distanciamiento que empezará, dependiendo del cantón.

Las autoridades sanitarias insisten en la necesidad de que estas normas sean tenidas en cuenta para poder reducir el contagio en el país y evitar que más personas enfermen y, en el peor de los casos, fallezcan.

La nueva fase implica que la emergencia sanitaria y las restricciones de movilidad continúen vigentes. 

Por eso, las medidas de restricción siguen en pie. La alerta de que controlar la pandemia tomará años fue dada desde las autoridades de salud pública.

Una de las primeras medidas que estableció el Ejecutivo para evitar la propagación del virus es la suspensión de eventos masivos y otras aglomeraciones, como en iglesias o sitios de culto.

Este fue uno de los pasos más importantes para generar un distanciamiento social, el cual, según la doctora Mariela León, es tan simple como “tratar de mantener cierta distancia entre tú y las demás personas”.

El covid-19 es un virus que se transmite a través de las gotas de saliva que llegan a la boca, nariz u ojos.

Por ello, para León, es primordial el distanciamiento social de al menos dos metros para evitar que estas gotículas contagien a las personas.

“Evitar estar al menos a dos metros puede ayudar a lograr el distanciamiento social”, explicó León.

Para la doctora, no es una medida aplicable únicamente a personas con enfermedades preexistentes o de edad adulta. “Es una medida que debe seguirla incluso una persona joven sin registro de enfermedades.

“La solución -explicó- es evitar los lugares congestionados de gente o, si fuera mucho mejor, el quedarte en tu hogar para no tener contacto con otras personas”.

Para el epidemiólogo, Francisco Solís, estas disposiciones llegaron para quedarse durante varios años.   En declaraciones a este diario, citó a una investigación de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, donde los autores explicaron que las medidas que los gobiernos impongan a los diferentes países podrán durar hasta 2022. Una de ellas, el distanciamiento social.

“No ir en un bus que está lleno, no concurrir a conciertos o celebraciones sociales, no entrar a bancos o cafeterías en horas pico. Es más, que las medidas se centren a que no existan las horas pico. Esos son los mecanismos a los que debemos acostumbrarnos”, dijo el epidemiólogo.

Pero no solo esta medida podría considerarse a largo plazo. Otra que también es prioritaria es el aseo de manos. Una de las peticiones que realizan distintos sectores sociales.

Para León, las manos son grandes transmisoras del virus por la exposición que mantienen. “Al levantarse, la persona acude al sanitario para lavar sus manos, independientemente de si asea todo su cuerpo. Existen casos que durante el día no vuelven a acudir al aseo de manos. Esas personas son las más susceptibles para contraer la enfermedad”.

Por ello, solicitó que mientras las personas se mantengan en lugares cerrados, acudan al baño para asear sus manos.

En caso de que, por el contrario, se esté en la calle o en lugares donde no exista agua y jabón, lo prioritario es tener cerca el alcohol gel o cualquier solución en alcohol que sea útil para eliminar los virus del ambiente.

Solís, por su parte, indicó que el uso de mascarillas de manera permanente permitirá que las personas eviten contagiar a otras.

“Será un accesorio más en las personas durante un buen tiempo. La mascarilla se convertirá en la principal aliada para combatir el virus”, explicó el experto. (I)

Contenido externo patrocinado