Los defensores de animales rechazan delfinario en el país

- 24 de mayo de 2019 - 00:00

Un movimiento social pide la firma del Ejecutivo para que el reglamento al Código Orgánico del Ambiente (COA) se publique rápidamente y se garantice la ausencia de estos espacios.

Estrés, ingesta de medicamentos, condiciones ambientales desfavorables y la obligación de alimentarse con peces muertos, en lugar de cazarlos, son parte de las afectaciones que los delfines sufren cuando están en cautiverio dentro de los parques zoológicos.

La veterinaria especialista en vida silvestre, Cristina Cely, explicó que es imposible reproducir el hábitat natural de los delfines.

“No hay un tanque lo suficientemente profundo para defenderlos de la inclemencia del tiempo o de la luz solar. Eso produce afectaciones en la piel. Necesita agua limpia (porque defecan y orinan). Los químicos que se usan generan úlceras en los ojos. Por todos lados los acuarios son nocivos”.

Entre las orcas hay distintos dialectos o acentos por lo que  no pueden comunicarse. “Muchos no creen, pero se ha comprobado que las orcas de Rusia no hacen los mismos chasquidos que aquellas que viven en Canadá. Por eso se han dado ataques de unas a otras. Como no pueden escapar, mueren”.

Según la especialista, la tendencia a nivel mundial es cerrar los delfinarios por todo el daño que ocasionan a la fauna silvestre. Incluso luego de ser liberadas padecen de estrés.

Justamente, desde agosto del año pasado, la empresa internacional Waterland ha realizado trámites para lograr el permiso de las autoridades a fin de establecer un parque zoológico y acuario en Ecuador, específicamente en Chipipe (Salinas).

Esta zona presenta aguajes frecuentes, por lo que si se abre este espacio para los delfines estos estarían constantemente meciéndose sin poder hacer nada.

“Estos animales nacieron libres y deben permanecer así porque es su esencia”, expresó Cely. 

Sin embargo, gracias a la Constitución que defiende la naturaleza, esas peticiones han sido rechazadas hasta el momento. Los ministerios del Ambiente (MAE), de Turismo y la Cancillería han negado la solicitud.

La base para esas respuestas ha sido el artículo 147 del Código Orgánico del Ambiente (COA).

El documento establece la prohibición, captura, recolección, posesión, tenencia y adquisición, importación o introducción de especímenes de fauna silvestre para actividades de entretenimiento.

Sobre el tema, el Movimiento Animal Nacional (MAN), teme que se intente acceder al permiso saltándose las vías correspondientes y en días de feriado.

Por eso, los colectivos defensores de los animales solicitaron al presidente Lenín Moreno que firme cuanto antes el reglamento del COA, el cual garantizará que una nueva petición de Waterland quede rechazada.

La ingeniera ambiental Cristina Alarcón afirmó que el Acuerdo Ministerial 105 del MAE, emitido en noviembre de 2017 por el exministro Tarsicio Granizo y que está vigente, ampara a la naturaleza del país.

En dicha normativa se establece la restricción temporal para la importación de especies exóticas de fauna silvestre al Ecuador.

El artículo 2 de dicho Acuerdo estipula que se mantendrá vigente hasta que la Autoridad ambiental Nacional promulgue la normativa específica relacionada con el manejo e importación de fauna exótica al país.

El decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad Tecnológica Equinoccial (UTE), Andrés Ortega, aclaró que no hay ningún aval para que se abra ese espacio. No importa que Waterland exprese que su intención es que el acuario sirva para la educación.

“Cuando presentaron la primera solicitud de permiso revisamos la documentación y yo le pregunté al dueño de la empresa si había publicación científica que avale la utilidad educativa de este tipo de espacios, pero nunca me pudo responder, pues no existe”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo