El confinamiento y las vacaciones requieren de buena alimentación

- 12 de julio de 2020 - 00:00

Debido al aislamiento social, los niños y adolescentes reducen su actividad física, por ello es importante regular su alimentación. Los postres pueden ser propicios para sustituir los refrigerios de la media mañana y la media tarde.

Las vacaciones escolares en la región Sierra y la Amazonía ecuatoriana tienen este año un tinte especial: el confinamiento por el covid-19.

El aislamiento social provoca que los niños y adolescentes no tengan un ritmo adecuado de actividad física que les permita consumir las calorías y grasas que ingieren en sus comidas. Así, hay que considerar que la alimentación es un factor indispensable en el desarrollo de los niños y adolescentes.

Por ello, al tomar en cuenta este aislamiento y la nutrición, es importante mantener hábitos alimenticios acordes a la etapa de crecimiento de cada niño para asegurar una ganancia en su estatura, pero también para reducir los riesgos de obesidad o desnutrición. También garantizar que el sistema inmune se fortalezca, “lo cual ayuda a evitar infecciones respiratorias, trastornos gastrointestinales, entre otras enfermedades”, explica la empresa Vita que lanzó la iniciativa de postres saludables.

Ana Altamirano, nutricionista de la marca, asegura la dieta de los niños debe girar en torno a las tres comidas principales, pero también a dos refrigerios. “Cada uno con un intervalo de tres horas aproximadamente o planificado en función de sus actividades diarias, manteniendo horarios fijos con el fin de no saltarse ningún tiempo de comida”, indica.

Si bien, la buena alimentación se centra en alimentos balanceados, se tiene que garantizar a los niños y jóvenes, los menús variados y con alimentos de todos los grupos.

Por ejemplo, los cereales integrales, frutas que deben ingerirse en al menos dos porciones al día y de cualquier tipo, lácteos que implica tomar dos vasos al día de leche o yogur, proteínas como las carnes blancas, huevos o queso, vegetales que deben comer como mínimo dos porciones en el día -tal es el caso del brócoli, espinaca pepinillo, tomates, etc., leguminosas como los granos tiernos y el consumo permanente de agua para lograr una hidratación adecuada.

Respecto al consumo de azúcares, la experta señala que este no debe exceder de una porción diaria y recomienda evitar la compra de dulces o snacks azucarados.

Para mantener el nivel de azúcar pero evitar su uso excesivo, se recomienda sustituirlos con postres caseros, que además de aportar a una adecuada alimentación de los infantes, pueden ser un gran momento para compartir en familia.
“Involucrar a los niños en la creación de postres puede resultar muy divertido y aporta en el desarrollo de destrezas psicomotoras, evita horas de pantalla e integra a todos los miembros de la familia; pero sobre todo, es el mejor momento para impartirles conocimientos sobre alimentación saludable, motivándolos a consumir nuevas preparaciones y a probar postres hechos en casa”.

Los postres pueden consumirlos como snacks a la media mañana o la media tarde. Gracias a ellos, el niño o joven aportará la energía suficiente para que culminen sus actividades escolares realizadas por ahora en el hogar.

Sin embargo, también se pueden consumir al finalizar el almuerzo, siempre y cuando no reemplacen una comida principal.

Como indicación la nutricionista aclara que deben contener al menos una fruta, un lácteo y un cereal complejo como avena o granola, además de productos naturales y nutritivos como el queso y la mantequilla. Pueden ser fríos o calientes y su preparación más o menos de fácil elaboración, así sabremos que sus ingredientes son de fácil digestión.

“Nuestra propuesta es usar productos de calidad como los lácteos que tienen proteínas, grasas y carbohidratos”, explica la experta, quien reitera que se debe procurar el cuidado y buena alimentación de los niños y adolescentes. (I) 

Recetas

Yogur parfait con chía




→Una taza de yogur con chía, 1 cucharada de miel, 3 galletas de agua molidas, 1 cucharadita de mantequilla sin sal, ½ cucharadita de esencia de vainilla, ¾ taza de frutillas.
En un recipiente mezclar las galletas molidas con mantequilla, la miel y reservar. En un recipiente de vidrio, que puede ser un vaso, colocar en el fondo una capa de la mezcla de galletas, a continuación una capa de frutillas picadas, seguido verter la taza de yogur. Por último, decorar en la parte superior con fresas picadas, y llevar a refrigeración por 30 minutos para que la mezcla se compacte. (I)

Helado (avena,maracuyá)



→Dos unidades de naranjilla, 100 gr. de leche en polvo, 2 tazas de avena con maracuyá y naranjilla, 2 tazas de agua, 180 gr de azúcar morena, 75 gr de maicena, taza de leche, 250 gr de manjar de leche.
En una olla diluir la maicena, agua y leche y llevar al fuego por 10 minutos; reservar hasta que enfríe. Sacar la pulpa de naranjillas y colocar en una olla con el azúcar, mecer en el fuego durante 3 minutos y dejar enfriar. Cernir la pulpa. En la licuadora colocar la maicena y jugo de la pulpa de naranjilla, manjar. Mientras está licuando añadir la leche en polvo y avena. Congelar en recipientes.(I) 

Mousse (plátano, chía)

→Dos plátanos, 2 cucharadas de leche, 1 cucharada de miel, 1 cucharada de extracto de vainilla, 1 taza de yogur con chía, ¼ de taza de crema de leche.
Cortar en rebanadas medio plátano y reservar para decorar; el restante cortar en trozos pequeños y colocar en la licuadora con la miel, vainilla y leche. Licuar por un par de minutos hasta obtener una mezcla tersa. En otro recipiente batir la crema de leche, agregar el yogur y los plátanos licuados; revolver de forma envolvente hasta integrarlo. Verter la mezcla en recipientes y decorar con las rebanadas de plátanos, refrigerar por unas horas. (I) 

Arroz con leche

→Un litro de avena con leche y canela, 100 ml de Vita Crema, 200 gramos de arroz, piel de un limón, 1 rama de canela, 1 cucharadita de canela en polvo.
Hervir el arroz y dejar cocer por 15 minutos hasta que esté suave. En otro recipiente cocer a fuego muy lento el litro de avena, crema de leche, piel del limón y canela. No debe llegar a ebullición. Escurrir el arroz cocido y añadir a la preparación, dejar cocer hasta que haya espesado. Remover, retirar la piel del limón y la rama de canela. Repartir el arroz en vasos individuales y dejar enfriar por una hora. (I) et

Cupcakes de granola

→Tres tazas de yogur con chía, 1 taza de granola, 1 cucharada de Vita mantequilla sin sal, 4 a 5 fresas naturales, papelitos para cupcakes, 1 molde para cupcakes.
Limpiar y desinfectar las fresas, posterior a esto cortar en trocitos y llevarlas a refrigeración. Derretir la mantequilla en un recipiente en el horno microondas y sobre ella colocar la mezcla de granola y revolver, apenas se enfríe colocar en el fondo de los papelitos de cupcakes y aplastarlos muy bien para formar una base. Sobre la mezcla verter el yogur y los trocitos de fresas, llevar al congelador por un par de horas. (I) 

→Brochetas de frutas

Frutas variadas:

kiwi, fresa, manzana, uvas o cualquier otra al gusto.
Queso fresco cortado en cuadritos.
Palitos de madera para pinchos o chuzos.
Para la preparación, deberá cortar toda la fruta en cuadrados similares.
Lentamente y con cautela, colocar los pedazos de frutas en los palitos.
Procurar que la fruta vaya alternando por color y por tipo.
En medio de los trozos de fruta, colocar un trozo de queso hasta llegar de extremo a extremo del palito de pincho. Este alimento debe disfrutarse fresco. (I) 

Torta de maduro

→Tres maduros cocidos, 4 cucharadas de mantequilla sin sal, ½ taza de Vita Crema, 250 gramos de queso mozzarella rallado, ¼ de taza de pasas picadas, 1 huevo.
Aplastar los maduros mientras sigan calientes. Añadir la mantequilla, crema de leche y pasas, mezclar y dejar enfriar. Colocar el huevo y amasar hasta lograr homogenizar. Untar la mantequilla en un molde, colocar la mitad de la mezcla presionando para que se compacte. Colocar sobre la mezcla una capa del queso rallado y colocar la otra mitad de la mezcla de maduros encima hasta que quede plano. Hornear por 45 minutos y dejar enfriar 1 hora. (I) 

Postre de leche light


→Un litro de leche, 1 sobre de gelatina sin sabor, 2 cucharadas de stevia, 1 cucharada de chocolate sin azúcar, 1 cucharadita de bicarbonato de sodio, 1 cucharadita de esencia de vainilla, 1 cucharada de miel, canela en polvo.
Poner a hervir la leche, agregar stevia y revolver durante 10 minutos. Disolver la gelatina en un poco de leche, agregar el chocolate, la vainilla y revolver. Agregar la mezcla a la leche de la olla, añadir el bicarbonato, lleve por 10 minutos a fuego bajo. Colocar en un recipiente, de vidrio y colocar en la nevera, de 2 a 3 horas. Servir en recipientes individuales, espolvorear canela y miel. (I) 

Mousse de chocolate

→250 gramos de chocolate negro sin azúcar, 4 huevos, 30 ml leche descremada, 90 gramos de stevia, ½ cucharada de esencia de vainilla.
En un bol derretir el chocolate a baño maría, una vez derretido, sacar del fuego y añadir la leche y el edulcorante. Mezclar. Batir solo las yemas de huevos. Añadir a la mezcla del chocolate las yemas batidas y el chorrito de esencia de vainilla, batir hasta que la mezcla sea homogénea. Dejar enfriar. Batir las claras a punto de nieve. Incorporar a la mezcla de chocolate las claras a punto de nieve, mezclar suavemente en forma evolvente. Colocar en recipientes y refrigerar por lo menos 3 horas. (I) 
 

Come y bebe


→Una taza de piña, kiwi, plátano, uvas picadas, papaya, melón y sandía, 4 tazas de zumo de naranja, ½ taza de Vita Crema, 2 cucharadas de azúcar morena, 250 gr. de Vita queso mozzarella rallado.
Picar en cuadritos todas las frutas y reservar en un recipiente.
En otro recipiente batir la Vita crema de leche con la azúcar morena hasta que se formen picos.
En recipientes transparentes, pueden ser vasos, servir el zumo de naranja, la mezcla de frutas y sobre ella esparcir 2 cucharadas del queso rallado y servir 2 cucharadas de la crema batida encima para decorar. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP