Las artesanías tienen el sello de Dos Mangas

- 18 de agosto de 2018 - 00:00
Con más de 30 años dedicada a esta actividad, Herlinda González mantiene a su familia con la venta de lo que ella elabora a mano.
Foto: cortesía de Malena Vega

Los turistas que visitan el lugar acuden directo al taller de Herlinda González, quien es muy conocida por el trabajo que realiza a mano.

A dos horas de Guayaquil se encuentran las comunas Barcelona, Dos Mangas y Sinchal. Las tres pertenecen a la parroquia Manglaralto, provincia de Santa Elena. La primera es considerada la capital toquillera del Ecuador.  

Según Selena Pozo, habitante del sitio, ahí se elaboran manualidades en paja toquilla, como carteras, pulseras y llaveros.

Este paraíso de las artesanías se conformó por un grupo de 29 mujeres de las tres comunas. Ellas aprendieron a elaborar los tejidos gracias a la capacitación que les brindó la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) hace  30 años. Así lo recuerda Marita Acosta, artesana de la mencionada comuna.

El grupo de artesanas se reúne cada dos meses a discutir nuevas ideas, junto con Herlinda González, de la comuna Dos Mangas.

Ella hace 28 años construyó en su hogar un taller de manualidades y tomó la iniciativa de realizar artesanías. Todo porque no tenía un trabajo estable.

González representa a un grupo de tejedores de la comunidad de Colonche y Manglaralto. La agrupación está compuesta principalmente por mujeres que se dedican a las artesanías.

A más de liderar a este grupo, González también ha representado a Ecuador en diferentes ferias artesanales. Ha viajado a España, Brasil, Colombia, Perú y Argentina.

En las vitrinas de su negocio se exhiben tres tipos de sombreros: el tejido fino que se elabora en un período de 15 días y tiene un precio de $ 25; el calado tiene aproximadamente 195 tejidos por pulgada y está valorado en $ 8 o $ 10.

Para elaborar el sombrero rústico se necesitan tres días de trabajo y su precio va de los $ 10 a $ 15, según su tamaño.

Habitantes de Cuenca y Guayaquil compran diferentes tipos de artesanías por docenas, pero los principales adquirientes son los turistas. 

La artesana Gloria Tomalá teje carteras de paja toquilla en sus ratos libres.

Los quehaceres domésticos le impiden dedicarse por completo a la elaboración de estos accesorios. Ella invirtió $ 5 en el material y una vez terminado el costo para el cliente es de $ 12. La ganancia es $ 7 por una cartera.

Pilar Manotona, oriunda de Riobamba, asegura que la producción de González es de buena calidad. Según la turista andina, hace dos años le compró un sombrero y una cartera que todavía los tiene.

“Son productos trabajados a mano, muy buenos”. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP