Para los propietarios son bienes patrimoniales

A los bomberos de Esmeraldas les preocupa las casas vetustas

Para los propietarios son bienes patrimoniales
31 de mayo de 2015 00:00

En octubre de 2013, 5 casas fueron destruidas y un edificio quedó parcialmente afectado por un incendio que se produjo en el centro de Esmeraldas. Ese suceso despertó la alerta del Cuerpo de Bomberos ante el riesgo de que nuevos incendios se produzcan en varias viviendas antiguas del mismo sector.

Algunas casas tienen más de un siglo de existencia y 4 están abandonadas. En las que aún están ocupadas, la planta baja es utilizada como bodega o almacenes de compra y venta de oro, comedores, panaderías, oficinas de abogados, consultorios, mecánicas, etc.

En un recorrido con el comandante del Cuerpo de Bomberos, José Vivero, entre las calles Potosí, Manabí, Pedro Vicente Maldonado y Colón (zona urbana y comercial de la capital esmeraldeña) se identificó cerca de 40 casas vetustas.

El deterioro y el riesgo son más evidentes en las estructuras que se ubican en las calles Piedrahita y Salinas. Así como el edificio donde funcionó la Corte Superior de Justicia, en la calle Bolívar.

También estaría en riesgo la casa de Petita Palma, una de las más conocidas propulsoras de la marimba y la música esmeraldeña, ubicada en el barrio El Potosí. “Son edificios de caña y madera, algunas revestidas con hojas metálicas y cemento que en caso de incendio se terminan en minutos debido a la fragilidad del material”, comentó Vivero.

Una parte del tumbado del antiguo edificio del Ministerio de Transporte y Obras Públicas se desplomó hace unas semanas debido a un fuerte aguacero y no hay cintas de seguridad para advertir del riesgo a quienes transitan por el sector.

Pero los propietarios de esas casas insisten en que el Municipio las declare patrimoniales, puesto que algunas de ellas fueron tiendas de tagua, cacao y banano. Entre esas viviendas está una que, durante la época liberal, comercializaba madera fina hacia Europa.

Una de esas viviendas pertenece a Alfonso Rosero, quien recordó que allí funcionaron varias dependencias bancarias y entidades públicas.

En la actualidad hay 4 almacenes en donde se renovó el cableado eléctrico, se reforzó su estructura (principalmente de guayacán) y se instaló un sistema contraincendio.

Sobre la calle Piedrahita hay otras edificaciones antiguas donde, por ejemplo, funciona la Cámara de la Pequeña Industria, un parqueadero de autos y 2 casas de propiedad del exalcalde Gilberto Plaza.

El exburgomaestre dijo que durante su administración gestionó para que esas casas fueran declaradas como patrimonio, pero no tuvo repuesta. Héctor Plaza, ex jefe político, también es dueño de una propiedad antigua en las calles Salinas y Pedro Vicente Maldonado, por lo que advierte con demandar al Cuerpo de Bomberos si plantea el derrocamiento de esas viviendas, a las que considera patrimoniales.

El Municipio de Esmeraldas aún no asume la competencia para la preservación del patrimonio cultural y natural del cantón. José Neira, director de Planificación del Cabildo, explicó que como parte de un plan emergente está la rehabilitación de todos los hidrantes para atender incendios y evitar tragedias como la de 2013.

El concejal Silvio Burbano insistió en que el Concejo Cantonal junto con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural elabore la normativa para recuperar estas viviendas.

El comandante Vivero sostiene que la mayoría de casas deben ser remplazadas por los efectos colaterales que pueden causar ante un incendio o un sismo de magnitud. “No estamos equipados para una repuesta inmediata, por ello nuestra exigencia al Estado y a los municipios para tener equipos modernos”. (I)

Sobre las calles Salinas y Pedro Vicente Maldonado se ubican algunas de las viviendas con estructuras de madera y caña. Foto: Luis Freire/El Telégrafo
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado