Especial Fin de Año 2017

Mauricio Rodas los pasajes se convierten en la jaqueca del alcalde de Quito

31 de diciembre de 2017 00:00

La disyuntiva sobre cómo manejar el tema del transporte público ha gravitado sobre el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, desde mediados de 2017. En junio concluyó el convenio que firmaron, en enero de 2015, el ejecutivo capitalino y el ‘gremio del volante’ para congelar las tarifas del servicio a cambio del pago de una compensación económica de entre $ 450 y $ 1.000 mensuales por parte del Cabildo.

Elevar los pasajes o continuar con el subsidio han sido los caminos que se le han abierto a Rodas y en los que ha colocado un pie de manera alternativa.

Los efectos de la crisis que afronta el país sobre las arcas municipales y el peso que tendría sobre ellas la continuación de los pagos direccionó en principio la preferencia de la Alcaldía hacia el sinceramiento de las tarifas.

Por ello, el Concejo conoció un proyecto que plantea un alza de tarifas de $ 0,05 como propuesta general.

El segundo debate fue programado para el 24 de agosto. Aquel día, el legislativo quiteño devolvió el texto a la Comisión de Movilidad por problemas entre las versiones en manos de los ediles y la que manejaba la Alcaldía.

Esto causó un paro de actividades de los transportistas el viernes 25 de agosto luego de muchos años.

Como refuerzo a la idea de elevar las tarifas, el 28 de agosto, la Administración General del Municipio presentó un informe en el que aseguró que el mantenimiento del subsidio significaría para la ciudad el pago de $ 45 millones anuales.

Pero el alza de pasajes genera oposición entre la ciudadanía, que considera que el mejoramiento de la calidad del servicio es un requisito previo para su debate y aprobación.

Por otro lado, se critica que el pago de las compensaciones a los transportistas durante dos años no haya servido para que se produzcan mejoras sustanciales, aunque la Alcaldía asegura que se lograron algunos avances en ese tiempo.

No obstante, el propio Mauricio Rodas estableció, tras el paro, plazos seguidos de 30 días al gremio para que dé muestras de cambios en su operación, sin resultados claros.

Entre tanto, el proyecto de presupuesto para 2018 que se presentó al Concejo incluyó, en primera instancia, el aumento del impuesto al rodaje, con lo que la tasa produciría $ 21 millones anuales. Esos recursos estaba planificado que se usaran para reanudar el pago a los transportistas.

El planteamiento generó rechazo y la elevación fue reemplazada por la idea de modificar del valor de los prediales.

Esto fue incluido en la proforma final, que tampoco logró los votos suficientes y entrará en vigencia por el Ministerio de la Ley, mientras, el tema de los pasajes sigue por resolverse para el Alcalde en el año que inicia. (I)

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado