×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 5392

Continúa la guerra para conocer las mejores huecas de los mercados

- 28 de julio de 2017 - 08:51
Las 'caseras' se subieron a la 'Chiva del Sabor'.
Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

Con banda del pueblo y canelazos llegó hasta el mercado Andalucía, 'La Chiva del Sabor'. Este centro de abastecimiento, ubicado en el norte de Quito, fue otro de los puntos en donde expertos gastronómicos se concentraron para continuar con la búsqueda de las mejores 'huecas' de los mercados.

El pasado miércoles, en el patio de comidas del mercado no se escucharon las clásicas voces de las 'caseritas': “venga, venga; patroncito, qué le sirvo”. Nada que ver. La mayoría de ellas estuvieron muy nerviosas con la presencia del jurado y las autoridades del concurso.

El bombo y la trompeta marcaron el ritmo del recorrido emprendido por el jurado invitado que llegó a cada puesto para engalanar sus paladares. 

Los comerciantes, con sus delantales y gorros rosados impecables, colocaron en sus locales una pequeña muestra de los productos. Ese fue el caso de Dolores Flores, quien vende pollos crudos, pero ese día preparó ceviche y fritada de este animal.

Los chefs Daniel Jácome, Enrique Sempere y Patricio Mata, antes de degustar las delicias del mercado, recorrieron los puestos, observaron los procesos de manipulación e higiene que realizan los comerciantes, ya que ese es uno de los requisitos del concurso. También observaron la presentación y, por supuesto, el sabor. Muchas de ellas ultimaban detalles de sus mejores platos para el concurso. 

Patricia Pazmiño no pudo ocultar sus nervios porque era la primera vez que participaba en este tipo de eventos. Hace cinco meses abrió su puesto que ofrece almuerzos y encebollados. "Mientras el jurado calificaba mi plato, solo pensaba: Les gustará la sazón. Estaba muy tensa", comentó la mujer, quien también dijo sentirse avergonzada porque no se puso maquillaje para saludar a los chefs. 

María Margarita Guayas demostró que sus nervios son de acero. Al contrario que su 'contrincante', Doña María lleva más de 40 años en la mezcla de frutas para servir refrescantes jugos, aunque su especialidad es el 'come y bebe', una mezcla de jugo con frutas entre cítricas y dulces.

"Yo confío en mi sazón porque mis comensales regresan para llevarse en tarrinas de mi potaje", comentó orgullosa. 

Ese mismo temple demostró Cecilia Valenzuela, quien cocina comida típica hace más de 20 años. Es difícil reconocer cuál es su especialidad. Casi a ojos cerrados prepara con soltura desde encebollados, yaguarlocro, hasta seco de pollo. Aunque la mujer se guardó el secreto de su sazón, se animó a revelar cuál es la clave para ofrecer ricos alimentos. "Yo misma compro los productos. Hay que saber comprar para saber qué preparar”, expresó.

Los postres fueron la sorpresa de entre los puestos de comidas. Nancy Nasimba es mentora de los famosos dulces de trigo, morocho, empanadas de piña, máchica y maicena de naranjilla. Doña Nancy no acudió al concurso porque estaba con reposo médico, tras una operación en su rodilla. Pero su hija, Gabriela Cabrera (22 años), atendió a los comensales y sirvió los suculentos platillos.

"Me di cuenta de que a los jueces les gustó el dulce de trigo por su expresión en el rostro y los comentarios positivos que hicieron luego de probarlo", comentó la joven con gran emoción.  

Gabriela se mostró contenta en participar en el concurso. Ella contó que este puesto es una tradición familiar por lo que no desea que se pierda. Por ello, la joven egresó de la especialidad de Gastronomía en la Universidad de las Américas (UDLA).

La futura chef, que se encuentra en proceso de su títulación, está convencida de que estos eventos ayudan a promover platos que no son muy conocidos y que se encuentran en los mercados. “Esto permite cambiar la perspectiva de los mercados porque vienen, prueban y regresan”, acotó.

Los chefs coincidieron con el criterio de la joven. Ellos, durante su recorrido, se dieron cuenta de las ofertas gastronómicas que hay en el país y que pueden ser potenciadas por los cocineros y por los consumidores. 

Esa fue la conclusión del chef Quique Sampere, investigador de la cocina ancestral, quien fue jurado en la mayoría de los mercados recorridos. El hombre, quien tiene ascendencia española, reconoció que encontró platos muy interesantes como el caldo de calavera que se prepara en el mercado de Santa Clara. Se trata de un caldo a base de la cabeza de borrego y especias. 

"Fue la primera vez que degusté una preparación así. También me llamó la atención el trigo de dulce. Cuando pruebo estos platos, mi imaginación vuela”, comentó.

La música de la banda de pueblo siguió tocando y los chefs se fueron 'con barriga llena'. Eso sí, las sorpresas continúan. El próximo jueves 3 de agosto se conocerá a las 25 mejores huecas de los 22 mercados participantes. El evento se realizará en el Mercado de Iñaquito desde las 09:00 hasta las 16:00. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: