42% de la flota de Emaseo opera fuera de su vida útil

08 de enero de 2018 - 00:00
En los talleres de Emaseo ubicados en las avenidas Occidental y Mariana de Jesús (norte), los Medios Públicos lograron tomas aéreas que muestran recolectores no operativos.
En el cuartelillo de Zámbiza hay recolectores que, según el sindicato de conductores de Emaseo, fueron guardados para evitar la fiscalización del Concejo Metropolitano.

Desde hace 3 años, un informe ya alertaba de los problemas: compras de recolectores y equipos sin un estudio técnico, además no se consideró el tema del stock de repuestos y el soporte técnico para los vehículos de carga lateral. Concejales consultados consideran que la Contraloría debe revisar las últimas adquisiciones para determinar si hubo incumplimiento de contratos y el Alcalde permitir una fiscalización a todas las gestiones de sus exgerentes.

Un informe de 2015 presentado ante la Comisión de Salud del Municipio de Quito,   ya advertía que el 42.4% de la flota de la Empresa Metropolitana de Aseo (Emaseo) operaba fuera de su vida útil.

Sin embargo, las autoridades locales lo ignoraron y las consecuencias se viven ahora: acumulación de basura por todas partes.     

A esto se suma que la compra de vehículos y equipamiento se hizo sin estudios y ahora están almacenados en cuartelillos de Emaseo, entre ellos,  las compactadoras eléctricas que reposan en el sector de Zámbiza (nororiente).

Pero Emaseo argumenta  que este lugar es uno de los 8 cuartelillos que sirven para descentralizar el servicio de barrido, para  que el personal y la maquinaria estén cerca de las rutas. “Es por eso que en estos sitios reposa maquinaria para la operación”.

En cambio, en lo referente a los recolectores de carga lateral que manejan los desechos de los contenedores, los informes determinan la falta de un soporte técnico apropiado y la falta de repuestos, un problema que ha sido admitido  públicamente por el propio alcalde Mauricio Rodas.

Ya se advertía del problema
En realidad son dos los informes de Emaseo que prevenían a la Alcaldía de Quito sobre los inconvenientes en la operación del servicio de recolección.

Para el último trimestre de 2017 el problema se volvió crónico: las rutas y horarios de recolección de contenedores no se cumplieron, lo que evidenció que la situación de Emaseo no había mejorado.

Para noviembre de 2017,  un nuevo informe de Emaseo  expresaba que la operatividad de la flota de camiones de recolección de carga lateral estaba en el 53%, ya que el resto se hallaba en mantenimiento.

Quito tiene 19 de esos recolectores, 14 de ellos marca DAF, de origen holandés, adquiridos en $ 5.295.000, en 2015, al Consorcio Autec-Translif.

Sin embargo, desde el primer trimestre de trabajo -según los informes- empezaron a presentar fallas técnicas y mecánicas. La empresa proveedora de la maquinaria no contó con el stock de repuestos necesarios,  pese a que la garantía menciona que la existencia de estos se mantendría por 10 años a partir de la fecha de entrega. Ese problema se ha ido profundizando con las consecuencias que ya todos los quiteños palpan.

Los Medios Públicos captaron gráficamente que en el taller de Emaseo de las avenidas  Occidental y Mariana de Jesús (norte), están estacionados camiones, entre ellos al menos 6 recolectores  de carga lateral, a la espera de repuestos.

En cambio, en la estación de Transferencia de Residuos de Zámbiza están sin uso otros recolectores por problemas mecánicos. Miembros del Sindicato de Conductores de Emaseo argumentaron que esos vehículos fueron escondidos ahí para evitar la fiscalización de los integrantes del Concejo Metropolitano.

En una visita sorpresa realizada por el vicealcalde de Quito, Eduardo del Pozo, integrantes del sindicato y un equipo periodístico de los Medios Públicos, el jueves pasado, se evidenció que camiones tipo canter marca JAC, adquiridos en 2016 con una inversión de alrededor de $ 30 millones, están a la intemperie esperando ser reparados.

También se encontró ahí 12 autocompactadoras de basura nuevas sin uso, a la espera de ser instaladas en los mercados de la ciudad. Además, contenedores siniestrados y cerca de 300 contenedores nuevos que, según un boletín de Emaseo, son de respaldo para sustituir los que sufren daño.

El comunicado de Emaseo  añade que toda la maquinaria que no está en proceso de mantenimiento o arreglos técnicos está en plena operación, en trabajos de limpieza. Lo que no especifican es en qué condiciones están trabajando.

En su momento, el ahora exgerente de la Emaseo, Juan Pablo Muñoz, aclaró que los problemas mecánicos y técnicos que presenta la flota de camiones de carga lateral se debe al mal uso de los contenedores. Dijo que se depositan escombros y eso agrega más peso del que puede levantar la maquinaria, por lo que se producen daños en el sistema hidráulico y brazos elevadores.

Esa explicación la refuta la concejala Daniela Chacón. “Estamos preocupados por Emaseo porque presenta serios problemas de una falta de planificación y de una improvisación que está teniendo consecuencias en el proceso recolección de basura de los contenedores. Tenemos una flota relativamente nueva que ya está dañada”, señaló.

Añadió que a eso hay que sumarle que el Concejo Metropolitano, en junio pasado,  ante  la situación aprobó un incremento en la tasa de recolección de basura, para darle una ayuda financiera a Emaseo y para que realice el proceso para  la renovación y el arreglo de la flota, pero aquello, hasta ahora, no se ha cumplido. Insistió en que eso es inadmisible porque Emaseo contó con los recursos para ser autosustentable. El  concejal alterno César Benalcázar cree que la Contraloría debe revisar las últimas adquisiciones para determinar si existió incumplimiento de contratos por parte del consorcio Autec-Translif. Dijo que en cambio el alcalde Rodas debe realizar una fiscalización a todas las gestiones de sus exgerentes y establecer los motivos que llevaron a la Empresa a esta situación.

Rodas aseguró desconocer la parte contractual referente a la garantía de los vehículos últimamente adquiridos. Sin embargo, indicó que ha mantenido contacto con los proveedores. El viernes pasado anunció que el primer lote de repuestos estaría disponible para la reparación de los camiones.

 Para el concejal Mario Guayasamín, todos estos problemas y situaciones se pudieron evitar si se tomaban los correctivos técnicos a tiempo.

 “En 2015 Quito ya tuvo problemas de recolección de basura, y eso no fue un problema de la anterior administración. En el informe que nos entregó el gerente de ese entonces, él admite la falta de recolectores por la ampliación del proceso de contenerización, que son dos procesos completamente distintos que se están aludiendo en estos momentos. Ahí hace tres años ya había problemas. Desde hace 3 años  no se puede resolver un problema de la basura”, dijo. Según datos de Emaseo, la empresa tiene un parque automotor conformado por 255 vehículos, entre livianos y pesados. De ellos, 86 recolectores (ver gráfico), cifra que ha sido reforzada con medidas emergentes, según Rodas.

“El plan de contingencia ha consistido en agregar maquinaria, equipo y personal al servicio de la recolección de basura. A la flota que tiene Emaseo le hemos añadido, desde el 28 de diciembre, 70 volquetas más e  incorporado a 500 personas adicionales para el servicio de recolección de basura. Esto nos ha permitido igualarnos en la cobertura de rutas”, manifestó el Alcalde.

La semana pasada toda esta problemática  llevó a la renuncia del gerente de Emaseo, Juan Pablo Muñoz, el tercero de esta administración municipal. En su reemplazo se oficializó a Juan Neira, quien resaltó que se pondrá al tanto de la situación para determinar cambios profundos y para conocer cómo se ha ejecutando el plan de contingencia.

Entre concejales y empleados de Emaseo se habla de que a propósito se dejaría que los problemas se desborden para tener la excusa de privatizar la gestión de recolección de derechos, bajo el argumento de que lo público no funciona.

El secretario general del Sindicato de Conductores de Emaseo, Luis Zuquillo,  conoce de esa posibilidad y la rechaza de plano. “Estamos contra la privatización porque no es nuestra culpa, la culpa es de la administración del Alcalde”, concluyó. (I)

 Exgerente de Emaseo

 cree que Quito ya

 vive una emergencia

 sanitaria debido a la

 falta de planificación.

→En junio de 2017 el Concejo Metropolitano de Quito aprobó la Ordenanza 175 para un ajuste a la tasa de recolección de basura, de entre 3 y 24 centavos, para que a su vez el servicio de la Empresa Metropolitana de Aseo mejore.

Dicha tasa representa más del 90% de los ingresos de Emaseo.

No obstante el informe de la generación de ingresos por tasa de recolección de basura de noviembre de 2017, presentado a la Comisión de Ambiente,  establece que hasta el 31 de septiembre se logró recaudar solo el 63.54% de la tasa prevista en el presupuesto 2017.

Eso, según el informe, demuestra que pese a la aplicación del nuevo valor en la tasa de recolección, no existe certeza de que se recaude el valor presupuestado para 2017, que se ubicó en $42’926.097,65.

El informe además señala que el déficit presupuestario de 4’987.380.49, lo que sumado a una mala planificación,  provoca una paralización de parte de la flota de camiones recolectores encargados de recoger los residuos de las calles de la ciudad, en donde el 40% cuenta con sistema de contenedores.

La planificación del exgerente Juan Pablo Muñoz proyectaba que para este 2018 el 70% de la ciudad contaría con el sistema de contenedores, aunque no se especificaba cómo lo iba a realizar sin un presupuesto para poder implementarlo.

Y es que para este año, en el presupuesto general del Cabildo capitalino no se asignó ningún valor para Emaseo, en parte debido a la intención de que la empresa sea autosustentable.

La concejal Daniela Chacón manifestó  que el Concejo Metropolitano asigna recursos en función de los pedidos de las empresas públicas, y que la no asignación de recursos es una de las consecuencias de una mala administración y una mala gestión de Emaseo, que no planificó adecuadamente los recursos que requiere.

Incluso mencionó que el Concejo Metropolitano quiso asignar recursos en alrededor de $ 8 millones para el proceso de arreglo y compra de nueva flota, pero que esta propuesta no fue aceptada por el mismo alcalde de Quito, Mauricio Rodas.

El informe sobre la generación de ingresos concluye que se debe realizar un ajuste en los ingresos presupuestados en $ 5 millones, y que se deben reducir los gastos en la misma proporción.

Para superar estos problemas, el nuevo gerente de Emaseo, Juan Neira, aseguró que se comprará una nueva flota de recolectores.  Para ello el Alcalde mencionó que se gestiona un nuevo crédito por la suma de $ 90 millones, que se utilizará también para ejecutar varias obras en la capital.

El concejal Eddy Sánchez anunció  que solicitarán a la Contraloría General un examen especial a la gestión de los tres gerentes que ha tenido Emaseo durante la administración Rodas. (I)

Empresa de Aseo, sin  presupuesto para 2018
En junio de 2017 el Concejo Metropolitano de Quito aprobó la Ordenanza 175 para un ajuste a la tasa de recolección de basura, de entre 3 y 24 centavos, para que a su vez el servicio de la Empresa Metropolitana de Aseo mejore.

Dicha tasa representa más del 90% de los ingresos de Emaseo.

No obstante el informe de la generación de ingresos por tasa de recolección de basura de noviembre de 2017, presentado a la Comisión de Ambiente,  establece que hasta el 31 de septiembre se logró recaudar solo el 63.54% de la tasa prevista en el presupuesto 2017.

Eso, según el informe, demuestra que pese a la aplicación del nuevo valor en la tasa de recolección, no existe certeza de que se recaude el valor presupuestado para 2017, que se ubicó en $42’926.097,65.

El informe además señala que el déficit presupuestario de 4’987.380.49, lo que sumado a una mala planificación,  provoca una paralización de parte de la flota de camiones recolectores encargados de recoger los residuos de las calles de la ciudad, en donde el 40% cuenta con sistema de contenedores.

La planificación del exgerente Juan Pablo Muñoz proyectaba que para este 2018 el 70% de la ciudad contaría con el sistema de contenedores, aunque no se especificaba cómo lo iba a realizar sin un presupuesto para poder implementarlo.

Y es que para este año, en el presupuesto general del Cabildo capitalino no se asignó ningún valor para Emaseo, en parte debido a la intención de que la empresa sea autosustentable.

La concejal Daniela Chacón manifestó  que el Concejo Metropolitano asigna recursos en función de los pedidos de las empresas públicas, y que la no asignación de recursos es una de las consecuencias de una mala administración y una mala gestión de Emaseo, que no planificó adecuadamente los recursos que requiere.

Incluso mencionó que el Concejo Metropolitano quiso asignar recursos en alrededor de $ 8 millones para el proceso de arreglo y compra de nueva flota, pero que esta propuesta no fue aceptada por el mismo alcalde de Quito, Mauricio Rodas.

El informe sobre la generación de ingresos concluye que se debe realizar un ajuste en los ingresos presupuestados en $ 5 millones, y que se deben reducir los gastos en la misma proporción.

Para superar estos problemas, el nuevo gerente de Emaseo, Juan Neira, aseguró que se comprará una nueva flota de recolectores.  Para ello el Alcalde mencionó que se gestiona un nuevo crédito por la suma de $ 90 millones, que se utilizará también para ejecutar varias obras en la capital.

El concejal Eddy Sánchez anunció  que solicitarán a la Contraloría General un examen especial a la gestión de los tres gerentes que ha tenido Emaseo durante la administración Rodas. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: