Jarrín denuncia falta de rigidez en las Fuerzas Armadas

- 11 de diciembre de 2018 - 00:00
Roque Moreira, nuevo comandante de las FF.AA., saluda al Ministro de Defensa Nacional, en un evento castrense en La Recoleta, en el centro de Quito.
Foto: Álvaro Pérez / El Telégrafo

El Ministro de Defensa presentó a los integrantes de la cúpula militar. Dijo que en enero entregarán una propuesta de Ley de Personal y Disciplina.

Los valores y atributos de la profesión militar no están firmes, y por eso la reinstitucionalización de la defensa nacional sigue en marcha.

Así lo dijo este lunes 10 de diciembre -en la mañana- Oswaldo Jarrín, ministro de Defensa Nacional, durante la presentación de la nueva cúpula militar.

Ante sus integrantes, especialmente del comandante de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), Roque Moreira, el ministro recordó que la reinstitucionalización del sector, que está en proceso, procura el retorno a los cánones nacionales y el relacionamiento institucional de servicio a la patria.

Además de mejorar la profesionalización, el proceso necesita de tres leyes. La primera, la Ley Orgánica de Defensa Nacional, la cual está en análisis en la Asamblea Nacional, tras el visto bueno de la Presidencia.

La segunda fue la presentación de la Ley de Seguridad Marítima; y la tercera, que estará lista en la segunda semana de enero, es la Ley de Personal y Disciplina.

Estas leyes son el paso fundamental para el funcionamiento de la institución militar”, advirtió el ministro, al resaltar la última propuesta, pues, en la actualidad “se necesita una norma para recobrar la disciplina, la marcialidad, el ejemplo, la subordinación y la relación de mando”.

Criticó que no es posible que en la actualidad no se pueda llamar la atención a los subordinados -dentro de las FF.AA.- porque pueden presentar una denuncia legal “por daños morales”.

Moreira destacó que la disciplina es el único mecanismo para que una entidad jerarquizada funcione.

Recordó que el mando militar tendrá las puertas abiertas a todas las iniciativas que contribuyan a fortalecer a la institución. “Pero seremos inflexibles con quienes atenten contra su honor, con los que fomentan la indisciplina y aquellos que mancillan el uniforme”, subrayó el comandante.

El ministro dijo que eso debe acabar, por eso instó a trabajar en los principios de la profesión.

Jarrín consideró que al momento no hay rigidez militar en las FF.AA., pero eso no significará actuar sobre la ley, más bien esas correcciones -por medio de la ley- se harán a través del respeto a la dignidad de todos, atendiendo los intereses y rigurosidad de la disciplina militar.

Con la propuesta legal se fortalecerán las capacidades militares, las técnicas profesionales y el entrenamiento militar. Esa formación estará alejada -según el ministro- de todo principio político-ideológico.

A la par, el nuevo mando militar se encargará de dar continuidad a los “procesos inacabados” que fueron desarrollados en la institución militar, especialmente bajo el liderazgo de César Merizalde.

Moreira, durante la presentación de la cúpula, reconoció que su ascenso denota más esfuerzo y sacrificio para que las Fuerzas Armadas tengan “un sólido liderazgo”.

La idea es que esté mejor integrada y unificada, y así, mantener su prestigio y confianza en los ciudadanos.

Según un informe de Latinobarómetro, las FF.AA. se ubican en el segundo lugar en Latinoamérica en credibilidad ciudadana. Su compromiso también es para trabajar en que las FF.AA. se dediquen -únicamente- a las actividades y atribución que están establecidas en la Constitución y en las políticas dictadas por el Ministerio de Defensa.

Asimismo, Jarrín subrayó que la única subordinación militar de las FF.AA. es con la autoridad política, legalmente constituida.

Hizo un llamado a los militares para que se comprometan aún más con las Fuerzas Armadas, especialmente en este proceso de ajustes de sus capacidades para enfrentar nuevas amenazas y riesgos.

En la ceremonia se hizo una remembranza de los cambios en la institución, principalmente en los últimos meses, lo que fue posible por el inicio del proceso de reinstitucionalización.

Gracias a ello, luego de 10 años, los militares ocuparon el tercer lugar en la competencia de fuerzas especiales en Latinoamérica. (I)

--------------------------

La ceremonia oficial de ascenso será con Moreno

Este lunes 10 de diciembre, el ministro de Defensa Nacional, Oswaldo Jarrín, lideró el reconocimiento del Alto Mando militar, en La Recoleta, en el centro de Quito.

Aclaró que la ceremonia oficial de cambio de mando la liderará el presidente de la República, Lenín Moreno, una vez que retorne de su gira internacional.

De manera detallada, Jarrín presentó a los nuevos jefes militares. Cabe destacar que la cúpula fue constituida el pasado 6 de diciembre, por medio de cuatro decretos ejecutivos.

Roque Moreira se convirtió en el nuevo jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Asimismo, en la ceremonia estuvo -en primera fila- el general de división Javier Pérez Rodríguez, nuevo comandante de la Fuerza Terrestre (Ejército).

Los saludos también alcanzaron al brigadier general Mauricio Campuzano Núñez, nuevo comandante de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), quien reemplazó a Patricio Mora Escobar.

Finalmente, también se presentó al contralmirante Darwin Jarrín Cisneros, quien desde ahora estará al frente de la Fuerza Naval (Armada), en sustitución del saliente Renán Ruiz.

Al final de la ceremonia, los nuevos jefes militares, así como el ministro, no dieron declaraciones a la prensa. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: