Suecia y Dinamarca aplican controles fronterizos

05 de enero de 2016 00:00

Las autoridades suecas desde ayer  aplican controles de identidad fronterizos con Dinamarca para frenar la oleada de refugiados llegados a aquel país, el que más solicitantes de asilo per cápita recibe en la Unión Europea (UE). Y Copenhague, en respuesta, restableció controles fronterizos provisionales con Alemania.

La medida sueca, que se puso en marcha la madrugada de ayer y estará vigente durante 6 meses, prorrogables, deriva de una ley aprobada el mes pasado por el Parlamento que permite introducir controles en los viajes en tren, autobús y barco a Suecia en situaciones de riesgo grave para el orden público o la seguridad interna.

Las personas que lleguen desde Dinamarca deberán poseer un documento de identificación válido para entrar en Suecia, según la norma temporal, donde se establece que la responsabilidad de los primeros controles recae en las compañías transportistas, que puedan ser multadas si no entregan los registros de pasajeros.

Los controles afectan el puente del estrecho del Sund, que une Copenhague con la ciudad sueca de Malmö y es la principal arteria de comunicación entre ambos países, por la que viajan a diario miles de personas en ambos sentidos.

Las medidas establecidas por Estocolmo obligaron a las autoridades danesas a colocar varios puestos de control en la estación de tren del aeropuerto de Kastrup, la última antes de cruzar a Suecia, a los que seguirán otros en Hyllie, la primera estación del lado sueco.

El Gobierno danés teme que los migrantes rechazados por Suecia se queden en su territorio, indicó Inger Stojberg, ministra de Inmigración (foto), quien anunció que se establecieron controles, en su caso aleatorios, también en la frontera con Alemania. (I)

Alemania ve en peligro Acuerdo de Schengen 

Alemania, que en 2015 recibió más de un millón de refugiados, ha visto cumplidos sus temores, después de que las estaciones de Hamburgo y otras ciudades del país quedaran convertidas en lugar de acampada de solicitantes de asilo de tránsito hacia Dinamarca y Suecia. El portavoz del Ministerio de Exteriores alemán advirtió, tras la decisión de Suecia y Dinamarca de implementar controles, que los principios de Schengen y la libre circulación en la UE están “en peligro”. (I)  

Contenido externo patrocinado