Ecuador, 18 de Agosto de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

El racismo levanta una protesta global

El racismo levanta una protesta global
Anadolu
16 de junio de 2020 - 00:00 - Redacciones Internacionales

En medio de la batalla campal al sur del Támesis, en Londres, con la policía tratando de levantar un muro entre manifestantes de extrema derecha y militantes antirracismo, hubo un destello de luz de esos que quedan inmortalizados en una imagen. Allí estuvo Patrick Hutchinson, un fornido preparador físico afrodescendiente que acudió a las protestas convocadas por el movimiento Black Lives Matter y cargó sobre sus hombros a un hombre blanco cuya vida estaba “bajo amenaza” durante la manifestación realizada el 13 de junio.

Hutchinson, un experto en artes marciales, dijo: “No es negro contra blanco, es todo el mundo contra los racistas”.

El hombre blanco al que salvó, supuestamente parte de un grupo de extrema derecha, fue dejado solo y era golpeado por activistas rivales.

Su imagen recorrió los medios internacionales que compararon las acciones de Hutchinson con un llamado a la paz y al fin de la discriminación racial en medio de protestas en Estados Unidos, países de América Latina y Europa por la muerte del afroestadounidense George Floyd a manos de un policía blanco el pasado 25 de mayo.

Para el catedrático de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE), Jorge Mora Varela, el asesinato de George Floyd puso en evidencia que las expresiones de discriminación, de exclusión y de postergación están presentes en el mundo y no solo como un hecho de solidaridad con la población afrodescendientes de Estados Unidos, sino que Floyd se convirtió en el estandarte de los excluidos.

Mora considera que este  hecho de violencia que no tiene justificación ni excusa puso en el tapete de la discusión, de las protestas y de una serie de hechos, no todos reivindicativos, que podrían transformar el mundo, a favor de las minorías excluidas, no solo en Estados Unidos, sino que es un fenómeno de transformación global contra la exclusión.

El término discriminación se refiere al trato diferente y perjudicial que se da a una persona por motivos de raza, sexo, ideas políticas, religión, explica el catedrático.

“Es la expresión de temor al diferente y se manifiesta como las actitudes de rechazo como respuesta a estos miedos irracionales y que como mecanismo de defensa los grupos hegemónicos de poder han manifestado y han creado barreras sociales, culturales, económicas y políticas a lo largo de la historia” añade Mora.

El internacionalista Carlos Estarellas explica que la historia del racismo emerge por todos los lados y en Estados Unidos explotó con las revueltas que llegaron hasta 1968 con la lucha de los derechos civiles.

Estarellas señala que equivocadamente se llegó a pensar que con la elección de Barack Obama como el primer presidente “negro” de Estados Unidos se enterraba en el país el capítulo de la discriminación, pero al contrario, estima “que exacerbó el odio de los racistas”.

Así, todas las protestas contra el racismo que han prendido a diversas ciudades en el mundo son parte de la lucha en defensa de los derechos humanos, “ya que a pesar del avance de la civilización existen personas que creen que los afrodescendientes no valen nada”. 

Esto ha llevado a que se fortalezca el racismo y  crezca la xenofobia porque incluso ahora el extranjero es mal visto y rechazado en diversos países, menciona el analista, quien señala como ejemplo a Europa, donde el regionalismo ha dado paso a la creación de grupos nacionalistas que discriminan a los inmigrantes, sobre todo a los afrodescendientes y latinos.  

Efecto transformador
En este contexto, Mora añade que la muerte de Floyd tiene este efecto transformador, no muy pacífico; los medios de comunicación testimonian el incremento de los actos de violencia alrededor del mundo. La discriminación            de las personas como los “negros”, los “latinos”, los “musulmanes”, “los gitanos”, los diferentes se ha institucionalizado y los grupos de poder la han invisibilizado, por lo tanto se la ha “normalizado”.

Pero las manifestaciones a nivel mundial están logrando visibilizar este hecho reivindicativo, que por la fuerza y el alcance global dejará como saldo -según Mora- una sociedad más justa, más incluyente no solo en los Estados Unidos sino a nivel mundial, señala el analista.

“Estas manifestaciones de justicia son necesarias y servirán como incentivo para que los otros que siguen en la invisibilidad total puedan alcanzar las reivindicaciones que George Floyd con su muerte está dejando”, afirma.

Por ejemplo, señala el investigador, las mujeres que viven atrapadas en regímenes dogmáticos y totalitarios esperan un/una George Floyd que, al ofrendar su vida, también a ellas les regale la libertad deseada. (I)

Las mujeres tienen un papel relevante en lucha antirracial
El racismo y la discriminación son las pandemias más grandes que han estado siempre presentes en diferentes partes del mundo, no solo en Estados Unidos, menciona Andrea Ledesma, fundadora de 1800migrante.com.

La abogada y activista ecuatoriana considera que el papel de las mujeres es fundamental en la lucha contra el racismo, ya que en la crianza de sus hijos deben enseñarles que no puede existir diferencias por motivos de raza, sexo e ideologías.

Al momento en Estados Unidos, menciona, no solo las personas afroamericanas sufren malos tratos sino también los migrantes, que son víctimas del abuso policial y obligados a abandonar el país, sin la posibilidad de pedir asilo. 

“Cuando vemos a niños migrantes separados de sus padres y encerrados en jaulas, eso es racismo. Es importante que alcemos la voz y digamos ¡Basta!”, menciona Ledesma. (I)

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media