Piden destituir a ministro israelí por comentarios sobre terapias para homosexuales

- 14 de julio de 2019 - 17:04
Los manifestantes rechazaron las declaraciones del titular de la cartera de Educación israelí.
Foto: Tomada de ttps://www.haaretz.com

Cientos de manifestantes en Tel Aviv pidieron este domingo 14 de julio del 2019 la destitución del ministro de Educación en funciones de Israel, Rafi Peretz, quien afirmó que las llamadas "terapias de conversión" contra la homosexualidad pueden tener resultados efectivos. 

La polémica se encendió luego de que el ministro confesara a un canal de televisión israelí, en una entrevista, que él mismo ejerció en el pasado este controvertido método que pretende modificar la orientación sexual de las personas. Dijo que lo llevó a cabo con estudiantes. 

Reunidos fuera del recinto de las oficinas gubernamentales en Tel Aviv, los manifestantes sostenían carteles que decían: "Terapia de conversión, no en nuestra escuela". También hubo protestas frente a la residencia del funcionario. 

Varios políticos se unieron a la manifestación, entre ellos el líder de la formación pacifista Meretz, Nitzan Horowitz, el ex primer ministro y presidente de la República Democrática de Israel, Ehud Barak, y su compañero de partido, Yair Golan, el legislador laboral Stav Shaffir, entre otros. 

Las organizaciones LGBTQ pidieron al primer ministro Benjamin Netanyahu que "le entregue el cargo a alguien que lo merezca". "Te pedimos que no dejes que los hijos de Israel se enfrenten a la ignorancia y los valores débiles", agrega la carta.

Mientras tanto, los directores de escuelas primarias en Tel Aviv expresaron su disgusto con los comentarios de Peretz en una carta que enviaron al Ministerio de Educación.

El sábado 13 de julio por la noche (tiempo local), Netanyahu- quien acogió en su gobierno a la Unión de Partidos de Derecha dirigida por Peretz tras las elecciones del 9 de abril- condenó oficialmente las afirmaciones del titular de la cartera de Educación.

“Los comentarios del ministro de Educación sobre la comunidad gay no son aceptables y no reflejan la posición del gobierno que yo dirijo”, declaró en un comunicado. 

Pero Netanyahu, quien dirige el gobierno considerado más conservador de la historia de Israel, no manifestó ninguna intención de destituir al ministro, como pidieron varios miembros de la oposición.

Declaró haber hablado con Peretz "quien precisó sus comentarios y destacó que el sistema educativo israelí seguiría aceptando a todos los niños de Israel tal y como son, sin tener en cuenta su orientación sexual".

En Facebook, el ministro dijo que respeta a todos los seres humanos y no tiene la intención de forzar creencias en nadie. "Cuando me preguntaron en el estudio específicamente acerca de la terapia de conversión, por mi experiencia dije que cuando los estudiantes sionistas se acercaban a mí y me pedían guía, los referí a profesionales y vi que funcionó. No dije que apoyara la terapia de conversión", precisó. (I)