Theresa May descarta su renuncia pese a derrota en votos

- 16 de enero de 2019 - 00:00
Foto: EFE

La Cámara de los Comunes se opuso al plan con 432 votos en contra y 202 a favor. El Gobierno dispone ahora de tres días hábiles para presentar un plan alternativo.

La primera ministra británica, Theresa May, sufrió el lunes 15 de enero la derrota parlamentaria anunciada durante semanas. El Parlamento rechazó mayoritariamente el acuerdo del Brexit alcanzado con la Unión Europea (UE), con 432 votos en contra y 202 a favor. El Gobierno dispone ahora de tres días hábiles para presentar un plan alternativo.

Por otra parte, May, quien imploró por última vez a los diputados que apoyaran su plan, no tiene intención de dimitir pese a su fracaso en las votaciones. Sin embargo, el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, anunció la presentación de una moción de censura contra la primera ministra que empezará a discutirse hoy.

Después de que el acuerdo negociado durante dos años entre Londres y Bruselas fue   rechazado por el Parlamento británico, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, reclamó “valor” para encontrar “la única solución positiva” al proceso de salida del Reino Unido de la Unión Europea.

“Si un acuerdo es imposible, y nadie quiere un ‘no acuerdo’, ¿quién tendrá finalmente el valor de decir cuál es la única solución positiva?”, reclamó Tusk en su cuenta de Twitter.

Las nuevas alternativas
Tras conocerse el resultado , la primera ministra británica dijo que buscará dialogar con el resto de formaciones en busca de alternativas a su acuerdo del “brexit” con la UE si supera mañana la moción de censura que presentó contra su Gobierno el Partido Laborista.

En su discurso previo advirtió que “un nuevo referéndum traicionaría la voluntad expresada en las urnas en 2016 (cuando ganó el Brexit), quebraría la confianza de los ciudadanos en la democracia y no aseguraría el fin de la división generada en los últimos años. La renegociación de un nuevo acuerdo con la Unión Europea es imposible a estas alturas. Y unas nuevas elecciones generales solo supondrían dos meses de parálisis para hacer frente, fuera quien fuera el que llegara al Gobierno, con el mismo problema”.

Este último mensaje fue dirigido a Corbyn, a quien echó en cara su ambigüedad e inconsistencia durante todo el debate del Brexit y lo acusó de estar más preocupado por sus propios intereses partidistas que por el bien general del país.

En junio de 2016, el 51,9% de los votantes se decantaron en un referéndum por el “brexit”, frente al    48,1% que optaron por continuar en la Unión Europea.

Británicos contra el acuerdo
Frente al palacio de Westminster en Londres, sede del Parlamento británico, se congregaron centenares de manifestantes en contra y a favor del “brexit”. Sin embargo, ambos bandos no aceptan el acuerdo.

En un acto convocado por la plataforma People’s Vote, favorable a la celebración de un segundo referéndum sobre el “brexit”, la diputada del Partido Verde Caroline Lucas declaró ante la multitud que cualquier acuerdo para abandonar la UE hará al país “más pobre”.

Banderas británicas y de la UE ondeaban entre los partidarios de permanecer en el bloque comunitario, mientras que en una concentración separada, partidarios de la ruptura hacían sonar durante la tarde una campana bautizada como “Liberty bell” (Campana de la libertad). “El acuerdo es horrible. Todo el mundo en este país lo sabe, menos Theresa May”, declaró a la cadena BBC Colin Grostate, uno de los participantes en la protesta a favor de la salida de la UE.

“Votamos por la libertad, no por el dinero. Votamos por la libertad”, sentenció Grostate a los medios. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: