Gobierno argentino teme contagio de vandalismo

06 de diciembre de 2013 - 00:00

Un comité de coordinación de fuerzas policiales fue creado ayer para prevenir intentos de pillajes en la superpoblada periferia de Buenos Aires y evitar la propagación de la violencia, luego de saqueos registrados el martes y miércoles a raíz de una huelga policial en la provincia argentina de Córdoba (centro).

En declaraciones a una radio local, el secretario argentino de Seguridad, Sergio Berni, explicó que la idea surgió ante la posibilidad de un efecto contagio de lo sucedido en Córdoba, a unos 700 kilómetros de Buenos Aires, donde dos personas murieron y unas 60 resultaron heridas como consecuencia de las revueltas.

La ausencia policial en las calles de Córdoba, donde unos 3.000 policías se habían acuartelado el martes por demandas salariales, desató una ola de saqueos y robos en las tiendas y en los supermercados.

La ciudad recobró ayer paulatinamente la normalidad luego de que los 10.000 policías levantaron la huelga, el pasado miércoles, tras sellar un acuerdo con el gobierno que les garantizó un alza salarial de 5.943 pesos argentinos ($ 971,35 dólares) a 8.000 pesos ($ 1.298). La demanda inicial de los gendarmes era 13.000 pesos ($ 2.124).

Imágenes de televisión mostraban ayer que todavía quedaban vestigios de las barricadas montadas por los vecinos para evitar saqueos y robos, en tanto que las estaciones de servicio reanudaron la venta de combustibles.

Casi un centenar de personas, 96, que fueron identificadas en Facebook y por distintas cámaras de seguridad, habían sido detenidas hasta ayer acusadas de participar en los saqueos, informó el comisario Gabriel Álvarez.

Por su parte, la Cámara de Comercio de Córdoba precisó que las pérdidas fueron millonarias, ya que unos 1.000 comercios resultaron afectados por los saqueos, la mayoría de tiendas de indumentarias y almacenes. Por este motivo, unos 40 supermercados no abrieron ayer sus puertas.

Alejandro Granados, ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, reconoció ayer que “siempre a finales de año se pone candente” la situación. Ya sea por carencias económicas, huelgas o pura criminalidad organizada, grupos de saqueadores se lanzan en estas fechas a asaltar supermercados, comercios y viviendas.

La semana pasada, 50 personas fueron detenidas en dos intentos de saqueo en Rosario, 310 km al norte de Buenos Aires.

FRANQUISTAS SE REHÚSAN A SER EXTRADITADOS

Dos expolicías españoles reclamados por Argentina en el marco de una investigación por “crímenes de lesa humanidad” durante el franquismo se negaron a ser extraditados ayer ante un tribunal de Madrid, a cuyas puertas las víctimas reclamaron “verdad y justicia”.

Se trata del exinspector Juan Antonio González Pacheco, 67 años, que integró la brigada político-social, apodado ‘Billy el Niño’, y el exguardia civil Jesús Muñecas Aguilar, 74 años, implicados tras la dictadura en el intento del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981. (AFP)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: