220 detenidos por las protestas en Francia

- 24 de diciembre de 2018 - 00:00
Una mujer usa como capa una bandera francesa escrita con comentarios negativos sobre el presidente francés, Emmanuel Macron, en una protesta en París.
Foto: EFE

El presidente Emmanuel Macron llamó a los manifestantes a la calma. El Gobierno investiga insultos antisemitas proferidos por “chalecos amarillos”.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, pidió ayer que terminen las violentas protestas de las últimas cinco semanas y llamó “al orden y a la concordia” en el país europeo.

“Ahora el orden debe reinar, la tranquilidad y la concordia. Nuestro país lo necesita”, declaró el mandatario desde Chad, a donde se desplazó para visitar a las tropas militares francesas desplegadas en el país africano.

Macron vive debido a las protestas contra los altos impuestos, organizadas por un movimiento denominado los “chalecos amarillos”, su peor crisis de gobierno desde que asumió el poder en mayo de 2017.

El mandatario, que siguió la última jornada de protestas del sábado, en contacto con su ministro del Interior,  Edouard Philippe, dijo que se dará una “severa respuesta judicial” a los autores de los desmanes producidos en la movilización.

Un total de 220 personas fueron detenidas en Francia durante el sexto sábado de protestas contra los altos impuestos y por la mejora del poder de compra organizada por el movimiento de los “chalecos amarillos”.

Entre los detenidos figura el líder del grupo de los “chalecos amarillos”, Eric Drouet, quien fue acusado este domingo, en París, de “portar un arma prohibida” y de “organización ilícita de manifestación”.

Las manifestaciones que comenzaron el pasado 17 de noviembre hasta la fecha saldan con diez muertos, centenares de heridos, más de cuatro mil detenidos y millones de pérdidas económicas.

Por su parte, el primer ministro francés, Edouard Philippe, denunció desde París la “inusitada violencia”, y los “gestos antisemitas” lanzados durante la movilización de los “chalecos amarillos”.

En un tuit, Philippe criticó “un simulacro de decapitación del jefe del Estado (...) agresiones de una inusitada violencia (...) y gestos antisemitas en pleno París”. 

Durante el “acto VI” de los “chalecos amarillos”, el sábado, se constataron algunos excesos: en la avenida parisina de los Campos Elíseos, los manifestantes atacaron a policías en moto y lanzaron adoquines.

Igualmente una veintena de manifestantes entonaron una canción del polémico humorista Dieudonné M’bala M’bala, condenado en 2017 por declaraciones antisemitas. Y el viernes por la noche, una efigie del presidente Macron fue decapitada durante una manifestación de “chalecos amarillos” en Angulema (oeste). (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: