Debaten posible sucesión del vicepresidente de Colombia

23 de octubre de 2012 - 00:00

Bogotá.-

En el marco del proceso de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), se abrió ayer una polémica en el país sobre el reemplazo del vicepresidente, Angelino Garzón, quien puso su cargo a disposición tras revelar que tiene un tumor canceroso no agresivo en la próstata. La misma enfermedad obligó al presidente Juan Manuel Santos a pasar por el quirófano el pasado 3 de octubre.

Garzón, de 66 años, aún no recuperado totalmente de un reciente accidente cerebrovascular sufrido en junio, reveló  que el tumor en ningún momento sería causa de muerte.

Sin embargo, la recomendación de los médicos es someterse a un tratamiento de radioterapia, que abarca 39 sesiones, por lo menos 5 veces a la semana, por lo que consideró  “dejar en manos de la Constitución y de la ley todo lo relacionado con el presente y futuro de la vicepresidencia de Colombia”.

Al respecto, el ex presidente de la Corte Constitucional, Alfredo Beltrán, aseguró que sólo existen dos caminos por los cuales el vicepresidente podría ser sustituido de su cargo; en caso de renuncia o enfermedad. Podría ser reemplazado “si padece una enfermedad y así se diagnostica, como se prevé en la ley quinta de 1992, o en caso de que presente la renuncia a su cargo como dictamina el Artículo 173 de la Constitución”, precisó Beltrán.

En el primer caso, el Senado deberá decidir conforme al examen médico entregado por instituciones calificadas (la Federación Médica Colombiana y el Tribunal médico de Ética) si el vicepresidente se encuentra en condiciones de ejercer su cargo; mientras que en caso de renuncia se evaluarán las razones argumentadas por el vicepresidente.

De ser admitida la renuncia o declararse incapacitado para cumplir sus funciones, el camino a seguir es que se reúna el Congreso por derecho propio o a petición del Presidente para nombrar dentro de los treinta días un nuevo vicepresidente, explicó José Hernández, también ex presidente de la Corte.

En otro tema, el jefe del comité gubernamental, Humberto de la Calle, y el general en retiro Jorge Mora Rangel, uno de los negociadores por el Estado, coincidieron en que cuestiones como la doctrina militar están por fuera de la agenda que las partes abordarán a partir del 15 de noviembre próximo en La Habana.

Ambos negociadores hicieron mención a palabras del jefe negociador por los rebeldes, “Iván Márquez”, alias de Luciano Marín, quien la semana pasada, en Oslo, rechazó por cuantioso el gasto militar de su país y el tamaño de las fuerzas de seguridad.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: