Luego de 15 años de problemas económicos, el rotativo quiteño pasó a ser semanario y a darle prioridad a su página web

El Hoy cedió a la tendencia en prensa escrita

- 18 de julio de 2014 - 00:00
Desde el pasado viernes 4 de julio, el diario capitalino circula solo los 3 días del fin de semana, con el nombre de Hoy VSD (viernes, sábado y domingo). Foto: Marco Salgado / El Telégrafo

Luego de 15 años de problemas económicos, el rotativo quiteño pasó a ser semanario y a darle prioridad a su página web

“No sabía que el diario Hoy había cerrado. Esta mañana acabo de leer su edición VSD”, declaraba el pasado viernes a la prensa el superintendente de la Información y la Comunicación, Carlos Ochoa, antes de iniciar un conversatorio con los estudiantes de la Universidad de las Artes (UArtes) sobre la Ley Orgánica de Comunicación (LOC).

Tal vez la declaración podría sonar algo maliciosa, pero lo que dice Ochoa es cierto: El Hoy no ha cerrado. Y la información que circula sobre la transformación que atraviesa el diario ha sido poco precisa.

El pasado 29 de junio, día que circuló la última publicación diaria del Hoy, su director, Jaime Mantilla, afirmó en un editorial que las razones para suspender la edición impresa eran “las regulaciones restrictivas de la Ley de Comunicación (...), el permanente boicot publicitario a Hoy, la cancelación de contratos de impresión especialmente de textos escolares, y otras limitaciones para financiar nuestras operaciones”.

Mientras la prensa internacional repetía las palabras de Mantilla (expresidente de la Sociedad Interamericana de Prensa,SIP), en el país, los medios públicos sacaron reportajes que daban cuenta de una difícil situación financiera que arrastraba el Hoy desde hace 15 años.

Pero hay otro factor que incide en la decisión de dejar de imprimir todos los días: la tendencia global del consumo de diarios de papel. El mismo Mantilla habla en su editorial de “un escenario mundial de progresivo deterioro de las audiencias de la prensa escrita”.

En 2006, el semanario inglés The Economist se preguntaba quién está matando a los diarios. Era un tiempo anterior a la explosión de las redes sociales –tan capaces de amplificar el recorrido de una noticia–, y ya era obvio que internet iba a golpear al formato impreso.

Era previsible que, a medida que fuera creciendo la penetración de internet en el territorio ecuatoriano, empezarían a aparecer casos como el que sucediera en Ecuador.

Matthew Carpenter, tecnólogo enfocado en publicidad digital, se refirió al caso del diario capitalino en su artículo ‘El Hoy no cerró por la censura’, publicado la semana pasada en GKillCity.com.

Carpenter afirma que, para creer que el Hoy dejó su impresión diaria por causa de la LOC, “debemos sobre-enfatizar el contexto local e ignorar el global, en el que hay una tendencia de crisis entre los periódicos de papel”.

El articulista dice que, “tal como la aplicación móvil EasyTaxi reemplaza a la operadora de taxis, Spotify a la casa disquera”, los editores de periódicos de papel “son reemplazados por software como Google, Facebook y Twitter. (...) Los medios impresos pueden insistir en la superioridad de su modelo, pero la audiencia expresa su preferencia a través de sus hábitos”.

En otras palabras, el Hoy ha sido solo el primer diario de circulación nacional al que los tiempos le han pasado factura. “El error de muchos ha sido confundir su compromiso con un formato (el impreso) con su misión (proveer información)”, dice Carpenter, quien agrega que “no todo está perdido para el Hoy. De hecho, al deshacerse de gastos para imprimir todos los días, puede enfocarse en innovar para cautivar a la audiencia digital”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: